Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Una funcionaria rusa siembra el pánico entre los turistas españoles

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pasaporte con visado ruso. Pasaporte con visado ruso.

Cuando un ciudadano español pretende viajar a Rusia por turismo necesita obtener un visado. Y sólo hay una forma de conseguirlo: a través de la denominada Central de Visados Rusos, en Madrid.

Esta entidad, creada en 2010 por la embajada rusa para agilizar la tramitación de los permisos, es la encargada de recoger toda la documentación necesaria. El trámite suele durar entre cinco y seis semanas.

Sin embargo, según ha sabido El Chivato, desde la crisis de Ucrania –y las consiguientes sanciones de la Unión Europea a Moscú-, el proceso de obtención del visado se ha complicado hasta tal punto que algunos turistas lo consideran una “auténtica pesadilla”.

En primer lugar, por el extenso papeleo requerido: presentación de un seguro de viaje, carta de invitación de un hotel, formularios con datos personales… Y por otra parte, por el personal que atiende la Central de Visados.

Según cuentan a El Chivato turistas españoles que han pasado recientemente el trámite, la “pesadilla” del visado tiene un rostro concreto: el de la funcionaria rusa que coordina las labores de este órgano en Madrid.

Quienes han tenido que lidiar con ella aseguran que existe un “temor reverencial”. Es la encargada de comprobar que todos los papeles están milimétricamente en regla. Todos los pasaportes de los potenciales turistas españoles que visiten Rusia pasan por sus manos. Ante cualquier error, explican, no hay solución posible en el momento: toca volver a casa y empezar el trámite otro día.

Quienes han pasado horas en la sala de espera aseguran haberse sentido intimidados con sus órdenes, sus solicitudes de silencio –constantes ante el mínimo murmullo- y su carácter “agrio”.

La situación ha provocado incluso espontáneas muestras de camaradería entre turistas españoles afectados por los retrasos y la discrecionalidad de las decisiones. Se han llegado a crear grupos de Whatsapp para sobrellevar la incertidumbre y seguir de forma solidaria la evolución de las tramitaciones.

Algunos afectados, tras conseguir el ansiado visado en su pasaporte, han sido despedidos de la sala entre los aplausos de otros turistas –todos ‘viejos conocidos- y ante la inquisidora mirada de la funcionaria rusa a la que todos temen.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·