Martes 16/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

El inesperado encuentro de Pedro J. con el ‘asaltapiscinas’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro J. Ramírez y La Aventura de la Historia Pedro J. Ramírez y La Aventura de la Historia

Sucedió el 13 de agosto de 2005. Joan Puig, diputado de ERC en el Parlamento de Cataluña, fue portada en todos los medios después de que se lanzara al agua en una cala de Palma de Mallorca en bañador. Su objetivo era alcanzar, escalando por unas rocas, la casa de Pedro J. Ramírez en la isla, y sobre todo la piscina.

El parlamentario, con su carnet de diputado en la boca, quería denunciar el supuesto incumplimiento de la Ley de Costas porque, según afirmaba, la terraza y la piscina del entonces director de El Mundo se encontraban en suelo público.

Casi nueve años después de aquella polémica actuación, que llevó a Pedro J. a presentar demanda por allanamiento de morada, coacciones, agresión y vulneración de la intimidad, los dos protagonistas se han vuelto a encontrar de manera inesperada.

Según le cuentan a El Chivato, el encuentro entre Pedro J. y Puig tuvo lugar en Barcelona el 23 de abril, Día del Libro y festividad de Sant Jordi. Convocado por La Esfera de los Libros, el ex director de El Mundo pasó toda la mañana firmando ejemplares de su nuevo libro, ‘La desventura de la libertad’.

Mientras se dedicaba esa tarea, Pedro J. levantó la cabeza y observó al final de la cola a una persona que le resultaba familiar. Ambos se miraron y se reconocieron. Era Joan Puig, el independentista que intentó asaltar su piscina de Palma.

Fueron momentos embarazosos para Pedro J., como pudieron comprobar los allí presentes. Pensaba que Puig iba a protagonizar un disturbio público en plena firma de libros.

La fila fue avanzando y llegó el turno de Puig. La conversación, cara a cara, se desarrolló en estos términos:

-- ¿Puedo saludarle y darle la mano?, preguntó Puig a un sorprendido Pedro J.

-- “Por supuesto”, fue la respuesta,  también amable, del periodista.

Tras lo cual, Joan Puig abandonó el local con un ejemplar de ‘La desventura de la libertad’ bajo el brazo.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··