Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Los insultos a Cándido Conde Pumpido en la calle, el enfado del fiscal y la pasividad de sus escoltas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una calle céntrica de Madrid. Poco antes de las 14:30 horas. El Fiscal General del Estado se dirige a un restaurante para el almuerzo. Un chico joven al volante de su coche, al verle, baja su ventanilla como para decirle algo. El Fiscal se acerca.

-- Has metido a ETA-Batasuna en las instituciones para que se coman nuestros impuestos y maten ciudadanos. ¡Sinvergüenza!

Conde Pumpido tuerce el gesto. Parece ponerse frenético:

-- ¡Hábleme de usted y téngame respeto!

El incidente acaba ahí, mientras los escoltas se mantienen al margen del asunto. Da la sensación de que están acostumbrados a este tipo de situaciones. Al transeúnte que contempla la escena le da la impresión de que ellos piensan: “Donde las dan, las toman”.

El Fiscal del Estado entra a continuación en el Restaurante Ainhoa. Los camareros le notan crispado. Pero todo se calma cuando llega la hora de la comida. ¿Con cargo a todos los españoles?

Otro miembro de la Policía, que estaba en un lugar cercano, saluda a sus compañeros. “No lleva buena cara vuestro jefe…”. “Es que, una vez más, le han insultado… Pero él se fuma un puro”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·