Viernes 20/10/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

El matón del trabuco en Internet vuelve a sacar la navaja

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ya habló en su día El Chivato de un personaje que frecuenta este mundo de internet y de los confidenciales que, por lo que cuentan, desdice de la honorabilidad y credibilidad que han ido ganando estos medios, por otro lado cada vez más valorados y leídos.

Por lo visto, no se trata de un recién llegado, sino que lleva tiempo en esto. Y, por lo que él mismo presume, el negocio no le va nada mal. Claro, que sus armas no son precisamente las de la información veraz, lo que podríamos llamar una práctica periodística normal. No resulta extraño, porque no se sabe si es periodista.

Ya nos llegó eso mismo hace tiempo, y nos hicimos eco, hablando de “chantajistas que pululan por Internet con el trabuco de sus falsas noticias” (léalo aquí). Entonces contamos que trató de vender su web a precio de oro y que, como no cedieron al chantaje, colocó en el punto de mira de sus disparos a un grupo editorial y, más en concreto, a la persona que le dijo que no.

Le insisten a El Chivato, desde el propio sector, que su actividad es un baldón para el resto de medios confidenciales, y que en ello existe un consenso bastante amplio. Tanto, que apenas nadie quiere aparecer a su lado. Más de una reunión y no pocas iniciativas se han desmontado porque el resto de medios se enteraron de que figuraba entre los convocados.

También le cuentan que no se comporta con demasiada gallardía cuando alguien le hace frente de verdad. En un pleito grave, desatado precisamente como consecuencia de sus ‘noticias’, se rindió con armas y bagajes, prestó pleitesía al demandante, y se alineó con él para a partir de entonces dedicarse a zarandear a los enemigos del nuevo patrón. Algún que otro alcalde sabe mucho de eso.

Todo indica que ha conseguido imponer su terror a unos cuantos, que le tienen miedo porque no quieren entrar en unas peleas, a navajazos, a las que no están acostumbrados.

Las fuentes de El Chivato relatan que se dedica a dar unos premios en los que los galardonados se tapan la nariz para recibirlos y envían a sus segundos y terceros, porque no se atreven a plantarle cara. Son los mismos que en privado hablan pestes del personaje pero, sin embargo, lo subvencionan. Una veces en forma de publicidad a las claras, otras mediante contratos menos públicos a cambio de informes que no valen ni el tiempo que se dedica a leerlos. Se cuenta que son ampulosamente presentados como dossiers sobre la situación de los medios de comunicación.

Dicen más. Que le gusta soltar mamporros como un pequeño matón de barrio, que se crece con el que se calla, y que a algunos les perdona la vida, pero que se muestra falso en el cara a cara. Entonces hasta baila el agua, mientras a continuación, en su columna, por así llamarla, destila la frustración de su triste vida y de sus pocos amigos.

Concluyen que, por no ser, no es ni fontanero. Que apenas sirve para pocero, aunque le guste moverse por los pozos sépticos.

¿Seguiremos informando?

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·