Miércoles 17/01/2018. Actualizado 18:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Los taxistas que llevan publicidad de Esperanza Aguirre no pueden dormir

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Esperanza Aguirre, durante la presentación de los taxis que llevarán sus carteles electorales. Esperanza Aguirre, durante la presentación de los taxis que llevarán sus carteles electorales.

La candidata del PP a la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre, paga 50 euros diarios más IVA a cada uno de los taxistas de la ciudad que llevan en el coche su cartel electoral. Hasta 500 taxis lucen ya su imagen en el exterior del vehículo, y otros 400 portan el cartel de Cristina Cifuentes, candidata a la Comunidad.

Es la primera vez que los taxis pueden llevar propaganda electoral en el exterior, gracias a la modificación normativa aprobada en 2014 y de la que se ha beneficiado ahora el Partido Popular en plena campaña electoral.

Fue el pasado viernes cuando los madrileños comenzaron a ver las fotografías de Aguirre y Cifuentes en carteles colocados en los taxis.

Sin embargo, según ha escuchado El Chivato, entre taxistas algunos están comenzando a arrepentirse de haber aceptado esta propaganda.

Admiten que les está obligando a mantenerse en alerta las 24 horas por miedo a represalias o actos vandálicos contra sus vehículos, por promocionar a las candidatas del PP.

“A mí este ingreso extra me viene muy bien, pero estoy deseando que termine la campaña. No puedo dormir por las noches, por si un descerebrado que no pueda ver a Esperanza me destroza el coche”, ha escuchado El Chivato a un taxista.

El miedo, reconocen, se ha apoderado sobre todo de los que residen en los barrios más humildes de la capital, donde pueden encontrarse un mayor número de detractores del PP.

Se da la circunstancia, además, de que en esas zonas la mayoría de vehículos no se guardan en garajes sino que quedan al aire libre, en la calle, cuando se encuentran fuera de servicio. “Dejo desde siempre el coche toda la noche al raso. Ahora temo levantarme un día y encontrarme las lunas rotas o las ruedas pinchadas”, confiesa otro taxista que tampoco duerme bien estos días.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··