Domingo 24/06/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Los toros dividen en el PSOE y Ciudadanos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

José Luis Ábalos, en el callejón de la plaza de toros de Las Ventas (Foto: @juanmalamet). José Luis Ábalos, en el callejón de la plaza de toros de Las Ventas (Foto: @juanmalamet).

PSOE y Ciudadanos han entrado en los últimos años en contradicciones sobre su posición sobre las corridas de toros. Pedro Sánchez ha pasado de prometer la abolición de los festejos taurinos a adoptar una postura mucho más moderada: “No me verán jamás en una plaza, respeto la tauromaquia, pero no puedo aceptar el maltrato animal”.

El caso de Albert Rivera resulta más llamativo. Hizo campaña activa contra el cierre de La Monumental en Barcelona, de la que llegó a sacar a hombros al diestro Serafín Marín. También han sido muchas las corridas a las que ha acudido y en las que se ha dejado fotografiar.

Sin embargo, a pesar de este pasado taurino, hace unos meses sorprendió con la afirmación “no me gustan los toros”, lo que le mereció un aluvión de críticas por parte de los aficionados.

Dicho esto, hay dos líderes en el PSOE y Ciudadanos que han decidido ir por libre en este polémico asunto. Es el caso del secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, y el cerebro económico de Rivera, Luis Garicano.

En la plaza de Las Ventas de Madrid sorprendió el pasado fin de semana la presencia de ambos. Los aficionados pudieron ver el viernes a Ábalos situado nada menos que en el callejón, donde acuden cada tarde de San Isidro rostros muy conocidos. Le acompañaban, de hecho, el director de El Mundo, Paco Rosell, y el ganadero Victorino Martín.

Por el mismo motivo, también descolocó ver el sábado en el recinto a Luis Garicano. En su caso, estaba junto al periodista Rubén Amón y el director de cine, Agustín Díaz Yanes.

No se pasa por alto que sus jefes, Pedro Sánchez y Albert Rivera, no son precisamente defensores de la tauromaquia, al menos públicamente. Una circunstancia que, según ha escuchado El Chivato en el entorno de ambos dirigentes, “no les importa en absoluto porque gozan de total libertad para acudir y en la dirección del partido se respetan sus aficiones”.

Además, muy pocos conocen que el padre del número tres del PSOE fue torero y de ahí viene su gran afición a la tauromaquia.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·