Opinión

Los dineros por los que no hubo caceroladas

Don Juan Carlos firma su abdicación.
photo_camera Don Juan Carlos firma su abdicación.

Sonó a 13-M y a “pásalo”. Siempre es cómodo tener un muñeco de paja (y con corona) para quemar en la hoguera. Las llamas hipnotizan y entretienen para no pensar en lo que no se hizo bien y quién fue el responsable.

Cacerolas contra Juan Carlos I. Bien, debían estar por fregar el pasado 19 de noviembre de 2019. Una sentencia consideró probado que gobiernos del PSOE en Andalucía utilizaron de forma fraudulenta 679 millones de euros, destinados a ayudar a empresas y trabajadores afectados por ERE. No sonó ni una cacerola en Sevilla.

Tampoco sonó ninguna en Barcelona cuando otra sentencia declaró -el 15 de enero de 2018- que los capos del Palau de la Música distrajeron 23 millones de euros y financiaron Convergència Democrática de Catalunya con mordidas a empresas.

¿Se acuerdan ustedes de las cacerolas que retumbaron de punta a punta de Cataluña, de Portbou a Alcanar, cuando Jordi Pujol reconoció que tenía una fortuna en el extranjero y no la había declarado a Hacienda (ay la herencia del avi Florenci, lo que dio de sí)? Yo tampoco.

No hay constancia de que sonaran cacerolas por los 1.200 millones de pesetas de las de entonces, que dicen las señoras mayores, del caso Filesa y la financiación ilegal del PSOE.

¡Ni siquiera por los millones de euros, en unos casos 20, en otros 50, del caso Gürtel del PP!

Así que hay dineros... y dineros. Todos los escándalos son iguales en esta granja, pero se ve que hay escándalos que son más iguales que otros.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?