Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Denuncias de los lectores

Cinismo e incapacidad del PP: carta abierta al senador Francisco Martínez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
Estimado Sr. D Francisco Martínez Vázquez, Senador del PP y Portavoz en la Comisión Constitucional:


Esta tarde por casualidad he sintonizado en la radio (RNE-5) una entrevista, y me gustó lo que escuchaba. Y era usted. Me pareció muy buena su defensa de que los catalanes que quieran pueden desear crear un estado independiente, y luchar por ello (lo respetamos aunque no lo compartimos), pero dejando claro después que no pueden ir nunca contra la ley; y muy bien al explicar que los dirigentes de asociaciones nacionalistas encarcelados lo están por "presuntamente haber cometido un delito", pues aún no han sido juzgados, y porque resulta razonable su encerramiento para evitar que sigan cometiendo delitos, como es evidente que pretendían; también muy buena su explicación de que aunque alguien crea que una ley o que una orden judicial es injusta, no puede organizar un tumulto para impedir que esa actuación se lleve a cabo, porque si eso se permitiera entonces viviríamos en el caos, en la ley de la selva; y especialmente interesante su idea de que el gobierno de Cataluña está dando muy mal ejemplo, desde el punto de vista pedagógico, a los ciudadanos, al incumplir las leyes: ¿cómo les van a exigir después que las cumplan si ellos no lo hacen?

Hago un inciso para confesarle que su partido no es santo de mi devoción, y que aunque respeto a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, como presidente del PP pienso que debería ser juzgado y condenado, e ir a la cárcel como responsable de la corrupción (incluidos despilfarros y connivencias con poderes económicos) de cientos de cargos públicos, corrupción mantenida y encubierta por su partido muchos años...

Pero volviendo a la entrevista, iba todo bien hasta que el presentador le preguntó, en relación con el proceso separatista catalán, si mirando hacia atrás, a lo que ha hecho su partido, el PP, no se arrepentía de algo. Y ahí usted -como diría nuestro Nobel Cela- "la cagó": demostró ser incapaz de la mínima autocrítica. El entrevistador le sugirió que, en legislaturas anteriores, el PP podía haber cedido ante los nacionalistas para consolidar gobiernos o presupuestos, a cambio de prebendas y de permitirles hacer lo que quisieran; y usted salió por peteneras afirmando que eso era legal, y que quien está incumpliendo la legalidad ahora es el actual gobierno de Cataluña, y que de eso el PP no tiene la culpa... ¡Manda huevos!, que diría su amigo "el identificador de cadáveres".

Pues le pido por favor, en base a lo que usted mismo ha dicho en esa entrevista (sugiriendo el efecto pernicioso del adoctrinamiento en la enseñanza), que reflexione sobre pedagogía: sobre la maquiavélica pedagogía antiespañola que llevan años aplicando los nacionalistas por su culpa. Y cuando digo por su culpa quiero decir por culpa de los sucesivos gobiernos del PP (y del PSOE, y de todos los políticos que los soportan o que los apoyan), que cobardemente han dejado que todos los escolares españoles que estudian en Comunidades con nacionalismos (e incluyo por supuesto a Galicia donde lo vivo) lleven años siendo envenenados con odio a España y a todo lo español, incluido odio a los demás españoles, también a los que conviven con ellos en su propia Comunidad pero no comparten el dogma del nacionalismo. Y ese es el origen y causa principal del actual problema.

¿Como es usted capaz de no reconocer que el PP es corresponsable de lo que está pasando? Lo que no ha dicho en esa entrevista me hace sospechar que es usted un cínico: otro político populista que prefiere el bien de su partido (que supongo incluye conservar su puesto de senador y sus privilegios) por encima del bien común, del bien de toda España: incluso de su unidad (y por supuesto de la igualdad de todos los Españoles, algo que por la desidia de los sucesivos gobiernos de España cada vez está más lejos de ser real en la práctica, y usted que no es tonto lo sabe).
   Somos muchos los que pensamos -y supongo que Vd también- que el problema de los nacionalismos, y en concreto el golpe de estado que se está dando en Cataluña, es el más grave problema que hemos tenido en este País que se sigue llamando España desde la guerra civil: por el daño que puede hacer a nuestra convivencia y a nuestro progreso, y porque puede acabar destruyendo a nuestro País. Pero es un axioma, o al menos algo exigible a un político mínimamente prudente, aceptar que el primer paso para resolver un problema es reconocerlo y saber cuál es su etiología, su causa. Y usted ha dejado claro que no quiere hacerlo: no quiere reconocer que hasta ahora se ha hecho muy mal...
   Y le pregunto: ¿qué pasa si se aplica el 155, se convocan nuevas elecciones en Cataluña, sale un gobierno parecido al actual, y todo sigue igual? ¿Cuanto tiempo van a aguantar los jóvenes catalanes sin estallar en violencia abierta, en una guerra de secesión? Y eso es lo que cabe esperar que ocurra debido a que les han hecho creer (y lo seguirán haciendo, y cada vez más si los siguientes gobiernos de España no toman medidas para desandar el camino andado en mala dirección) en las escuelas y en los medios de comunicación, que ellos (los catalanes) eran un pueblo independiente y próspero, pero que fueron invadidos por los ejércitos del Rey de Castilla constituidos en un Estado opresor antidemocrático fascista y franquista (no saben ni lo que dicen, pero la verdad les da igual), y que por lo tanto tienen que luchar contra Madrid y contra España a muerte, dando la vida si hace falta al estilo de William Wallace (el héroe escocés popularizado por la peli Braveheart)...
   En definitiva, Sr Martínez: le pido (y a todos los dirigentes del PP a los que pueda llegar este texto) que reflexione y que cambie el chip: si de verdad quiere arreglar el principal problema de España, haga limpieza en su conciencia y reconozca su pecado, y el de los líderes de su partido (cada uno en diferente proporción, por supuesto), y ponga remedio.
   Como defendería otro premio Nobel, Mandela: solo la educación es capaz de arreglar los graves problemas del mundo. Reconozcan que desde el PP le han dado al enemigo la munición para combatirnos, y que hay que dar un golpe de timón y la educación no puede seguir en manos de los nacionalistas, que son los principales enemigos de España y de muchos valores pilares de nuestra sociedad (libertad, igualdad, legalidad...). Los nacionalistas con poder han demostrado (quizá haya excepciones, aunque no las conozco) ser gente sin escrúpulos para mentir y para traicionar todo principio de legalidad y respeto, en aras de conseguir a toda costa imponer sus ideales identitarios, racistas y egoístas, profundamente antiespañolas. Y arreglen el problema: porque ustedes pueden hacerlo, y tienen que hacerlo. Aunque quizá les de miedo, o no tengan fuerza moral para ello por la vergüenza que sienten de haber dejado que la situación haya llegado hasta aquí... Pero en ese caso dejen a otros que lo hagan...
   La entrevista terminó, como es habitual en el programa, con el sonido de la canción que usted eligió: "A tu lado", de Los Secretos. Muy bonitas sus palabras: optimismo y buenismo, podemos construir un gran país... Me han sonado otra vez a cinismo. Porque debería reconocer que el PP no ha estado al lado (como dice la canción) de todos los españoles que llevamos décadas sufriendo la opresión nacionalista ideológica (y lingüística): ha dejado cobardemente abandonados a los ciudadanos de esas CCAA -y especialmente a los niños- en manos de unos fanáticos radicales que han hecho lo que les ha salido de sus Estatutos y más allá...
    Hay un dicho que me resulta muy certero, y que comprobamos a diario los que sufrimos esa opresión que usted en Madrid no sufre: "Los ejércitos tienen soldados, pero los nacionalistas tienen profesores y periodistas". Ojalá la crisis de este drama genere soluciones, y se intervenga efectivamente en la educación y en los medios de información, en Cataluña y en todas las CCAA infectadas. Este problema de España es como una infección mortal: y si el PP no va a la raíz y no consigue extirpar el veneno de lo antiespañol de todos esos ámbitos, entonces su partido no nos vale para esta guerra que muchos queremos ganar. Súmese a la solución, Sr Martínez, y deje de ser parte del problema. Espero que lo haga, le veo capacitado para ello, y le doy las gracias, por su atención, y sobre todo por sus palabras y las acciones que empiece a hacer una vez que reconozca su error y se ponga manos a la obra a arreglar el problema que usted y los suyos han causado.
Etiquetas
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··