Jueves 18/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Denuncias de los lectores

Sigmund Freud y Dorado Montero irán a prisión próximamente. Dado el cariz que están tomando las cosas en Instituciones Penitenciarias, próximamente, estos dos señores podrían ser carceleros interinos.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Actualmente la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias cuenta entre su personal con un número de funcionarios interinos que ronda las 550 personas, no todos tienen la misma antigüedad, ni todos han accedido al cargo al mismo tiempo. Normalmente, y siempre por convocatoria pública con carácter urgente este departamento convoca estas plazas, pero para entender el asunto hay que aclarar alguna cuestión.

Los funcionarios interinos son seleccionados todos los años, desde 2003 por lo menos, en dos, por así decirlo, tandas, de modo que por ejemplo, en 2007, a finales, se seleccionaron 200, que en muchos casos era renovación de los que cesaron en junio de ese año, y en 2008, en febrero seleccionaron a 350.

Normalmente en todas las convocatorias se puntúa en la valoración de méritos, ya que se hace por un procedimiento de concurso de méritos, la antigüedad, hasta 60 puntos, haber aprobado alguno de los ejercicios de la oposición para ser funcionario de prisiones (Ayudante de Instituciones Penitenciarias, es su nombre), lo cual veo muy correcto, y luego se puntúan dos carreras superiores, psicología y derecho, y una media, magisterio.

Ahora bien, esta vez las reglas del juego cambian un poco, próximamente cesan a la primera tanda que le toca, que son los interinos cuyos puestos están vinculados a la oferta pública de empleo de 2007, en menos de un mes estarán cesados, algunos de ellos con 8 ó 9 años de antigüedad como funcionarios interinos, otros con solo un año y medio, inmediatamente después, a lo sumo dos meses o tres, cesarán a los vinculados a la Oferta de Empleo Público de 2008, posiblemente en cuanto cubran el año de antigüedad. Hay que advertir que todo este proceso de ceses viene motivado por la toma de posesión de las promociones a las que van vinculados los nombramientos, pero para ello lo que no es habitual, la Secretaría General de II.PP. está acortando los periodos de prácticas de las dos últimas promociones, que si bien siempre han sido oficialmente de 12 meses, se prolongaron en la práctica hasta los 18 por lo menos, ocurriendo lo contrario con la que está abierta ahora (en proceso de selección), que la propia convocatoria estipula en 18 meses, de partida.

La idea que parece haber de trasfondo, es que se quiere unificar las dos promociones de interinos en una sola, pero esta vez con 350 plazas, las que a priori no son suficientes para los 550 funcionarios interinos que hay en activo. Y todavía la cosa se complica más.

Ahora cualquier interino lleve los años que lleve, los que menos para la convocatoria llevarán un año, máximo que se contempla como puntuable, dando igual que se trate de veteranos con 7 u 8 años de experiencia en las cárceles, o solo uno, la puntuación será para todos la misma por el concepto antigüedad, 60 puntos. A esto luego le añadimos algún exámen aprobado y las titulaciones, y el resultado es bien fácil, los más veteranos, los que llevan jugándose el tipo en las prisiones, trabajando donde nadie quiere, donde la carga de trabajo es mayor se verán relegados a no obtener plaza a favor de los titulados, los cuales sí tienen su mérito, pero sobrevalorado, dado que no hace falta más que titulación de bachiller para ser funcionario de carrera en la misma categoría, y los que obtenga plaza, lo harán obteniendo algunas de las peores, la menos remuneradas y las de horarios menos graciables para poder seguir con su vida.

Algunos funcionarios interinos después de varios años de ejercicio profesional, irán irremediablemente al paro, olvidando la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, lo dispuesto en la Ley 7/2007, de 12 de abril, por la que se establece el Estatuto Básico del Empleado Público, y cito:

 

“DISPOSICIÓN TRANSITORIA CUARTA. Consolidación de empleo temporal.

1. Las Administraciones Públicas podrán efectuar convocatorias de consolidación de empleo a puestos o plazas de carácter estructural correspondientes a sus distintos cuerpos, escalas o categorías, que estén dotados presupuestariamente y se encuentren desempeñados interina o temporalmente con anterioridad a 1 de enero de 2005.

2. Los procesos selectivos garantizarán el cumplimiento de los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad.

3. El contenido de las pruebas guardará relación con los procedimientos, tareas y funciones habituales de los puestos objeto de cada convocatoria. En la fase de concurso podrá valorarse, entre otros méritos, el tiempo de servicios prestados en las Administraciones Públicas y la experiencia en los puestos de trabajo objeto de la convocatoria.

Los procesos selectivos se desarrollarán conforme a lo dispuesto en los apartados 1 y 3 del artículo 61 del presente Estatuto

Pero a cambió si habrá unos funcionarios interinos muy dóciles, moldeables, todos nuevos y muy ilustrados, casi todos serán psicólogos y jurisconsultos, o maestros, tirando el concepto de experiencia demostrada a la basura, y esa titulación les valdrá para abrir y cerrar las puertas de las celdas y otras cosas así de cualificadas.

No es de extrañar que algunos de ellos, viendo las orejas al lobo, estén planteándose seriamente alternativas a la interinidad en prisiones, donde la falta de consideración queda demostrada por estos procesos de “te ceso y te convoco, pero antes vete 6 meses a casa, al paro”, habiéndose producido ya algunas renuncias al cargo, y así dejar la interinidad en prisiones para gente preparada como Freud y Dorado Montero, por lo menos en teoría, que luego habría que ver como se conducen en el patio, ya que la falta de experiencia en este trabajo tiene su peaje.

Todo ello, no puedo dejar de decirlo, tiene una figura oscura en todo el procedimiento, unos “cooperadores necesarios”, que permiten que se precarice la situación laboral de estos profesionales a cambio de no sé qué cosas, supongo que lo llevarán en su conciencia, que puede ser mucho suponer. Los representantes sindicales nunca han hecho nada por el colectivo de los interinos, salvo en 1999 y 2003, pero eso es otra historia.

Obviando lo dicho anteriormente con respecto a la consolidación del personal, no está haciendo lo correcto al menos en algún sentido con el personal interino, incluso su modo de selección deja que desear, dado que un funcionario interino que ocupó plaza en enero de 2008, ya era veterano y conocido, sobre todo por sus salidas de tono, y llamadas de atención, llegando a tener que cesarle fulminantemente y echarlo a la calle, por episodios reprobables, pero este señor, consiguió volver a ser funcionario interino meses, en la tanda siguiente sin que nadie se percatara de su nueva idea de ser funcionario penitenciario, obviamente, conociendo el nombre, no vamos a decirlo, pero es un viejo conocido del colectivo, sobre todo en Mallorca, y ahora ejerce en otro Centro Penitenciario.

Para terminar esta historia, hay que decir, que nunca el colectivo de interinos ha tenido en su mente, la permanencia en el cuerpo, como regalo, “por la cara”, cuando han hablado de consolidación, siempre se han referido a un proceso, justo, legal y establecido, habiéndose producido este tipo de proceso, por cientos de veces últimamente en el seno de todas las Administraciones, y no obstante han encontrado falta de entendimiento entre el colectivo, de los funcionarios de carrera, los que tienen la plaza en propiedad, que han utilizado como argumento el que ellos aprobaron el exámen.

Y sobre todo, se han cubierto de gloria algunos sindicalistas, habiendo uno en concreto que en enero de 2007 clamaba a Instituciones Penitenciarias, por escrito, por la consolidación del colectivo, olvidándose después del asunto, pero claro, ya sabemos que no hay que morder la mano que te da de comer.

Así pues nadie se rasgue las vestiduras, los presos en nuestro país serán tratados por personal selecto, con mucho tacto, y maestría, buenas maneras, y comprensión, y asesorados en sus asuntos jurídicos, a pié de patio, mientras un grupo de profesionales cualificados, con una experiencia demostrada de algunos años en el ejercicio profesional, se verán relegados a los peores puestos, o al paro.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··