Viernes 19/01/2018. Actualizado 13:41h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Denuncias de los lectores

Han pasado más de dos años del fatal accidente en Tenerife en el que murió mi hija y aún no tenemos explicaciones de lo sucedido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace algo más de dos años (8 de julio del 2006) se produjo el fatal accidente en Tenerife del helicóptero ECFJJ de la compañía HELICSA, que causó la muerte de seis personas; entre ellas la de mi hija, de veintiséis años, Tania Ida Martínez Zorrilla. Desde entonces vivo en el dolor por la pérdida de mi hija y en el sufrimiento por su ausencia.

Me atormenta pensar que no se haga justicia sobre el accidente que se pudo haber evitado; accidente cargado de hechos irregulares y ocultos intereses. Han pasado más de dos años y me pregunto ¿Qué extrañas esperanzas alberga la comisión investigadora, que después de este tiempo no tengamos explicación de lo sucedido?

Da la sensación que pretenden que caigamos en el olvido; lo cual es una despiadada injusticia al silenciar las voces de los desaparecidos. Qué sociedad hemos creado que sabiendo que un helicóptero está en mal estado se permite su despegue.

Algunas personalidades defienden la seguridad aérea en España, "homologable a la de los países más avanzados".A esas personalidades les transmito una frase que dijo un miembro de la tripulación, el día antes del accidente que me arrebato la vida de mi hija; frase que impide mi paz y exige justicia. "Tengo miedo de volar mañana. Este aparato no está bien, hay problemas con una pala; le hemos detectado un fallo. Estoy muerto de miedo. Si me pasara algo mañana, por favor, denuncia lo que te he contado estos años. Di lo que nos ha pasado de verdad. Te llamaré cuando aterricemos en Las Palmas".

Es doloroso el observar como tras los hechos acaecidos en los últimos días (accidente de la compañía Spanair), se ha despertado todo el aparato mediático-político, tomando la escena en torno al accidente y adquiriendo un protagonismo, que no niego sea merecido, pero que olvida otros hechos pasados que también requerirían, al menos, una parte proporcional de sus efectos.

Muertos son todos, y su número no debe ser el factor definitivo a la hora de esclarecer unos hechos que, además, se pueden repetir en el futuro.

Escucho las mismas palabras de hace dos años, que con el mismo lenguaje nos decían que todo se iba a esclarecer y que no nos preocupásemos; que se iba a investigar hasta el final: las causas, la verdad de todo lo sucedido y la culpabilidad de los que habían permitido que un helicóptero abocado al desastre de un accidente se le permitiese volar.

Sigue, desgraciadamente, sin resolverse:

-- Que la compañía vulnerara sistemáticamente el Manual de Mantenimiento

-- Que se ordenara y se permitiera que volara cuando según el manual este helicóptero debía permanecer fuera de servicio hasta que la pala fuera sustituida.

¿Quiénes son los responsables? ¿Quiénes son los que hacen prevalecer los intereses económicos sobre las vidas de las personas?

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··