Opinión

Aquí dimiten las ideas, no los líderes

En este país, dimiten las ideas, no los líderes. La frase es de Paco Vázquez, el que fuera alcalde de La Coruña y embajador ante la Santa Sede. La pronunció en una tertulia de la COPE y la tomo de ahí, porque, la verdad, estoy bastante de acuerdo.

Es bien cierto que aquí, en España, cuando una propuesta ideológica fracasa, cuando un empeño programático sale mal, cuando una fuerza política se estrella en las urnas, nadie dimite. Faltaría más. A lo más, lo que se hace es proponer que cambien las ideas.

Viene a cuento de lo sucedido en las elecciones alemanas, donde la debacle del Partido Liberal, que ni siquiera ha conseguido entrar en el parlamento, ha provocado a las pocas horas la dimisión de su líder.

No es tal la costumbre que se practica en España. Aquí, cuando un líder se da de bruces contra el suelo, en lugar de asumir responsabilidades y tomar el portante para dejar paso a otro, lo que hace es proponer es una ‘regeneración’ ideológica, un viraje, un cambio de programa, para a continuación, por supuesto, mantenerse en el cargo.

Se la pegó Artur Mas en las últimas elecciones autonómicas, que él mismo adelantó, pero ahí está él, gobernando Cataluña agarrado a las muletas de su principal rival, Esquerra, que va lentamente fagocitando el espacio ideológico y sobre todo los votantes de Convergencia.

Se la pegó Alfredo Pérez Rubalcaba como líder del PSOE, y se mantiene en el machito pero, eso sí, buscando giros ideológicos que van a cambiar la faz de su partido, como ocurre con la propuesta federalista. Una idea que ha recibido el rechazo en bloque por parte de los viejos líderes, con José Luis Corcuera en la primera línea, pero con otros más a su lado.

Se cambia lo que haga falta, pero se conserva el cargo.

[email protected]digital.com

Twitter: @JoseApezarena

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes