Opinión

Votemos para fortalecer la democracia

Votación en unas elecciones.
photo_camera Colegio electoral.

Como muchísimos otros, he pasado de tener que correr hace años delante de 'los grises' por Rambla Catalunya por gritar "Llibertat, amnistia i Estatut d'Autonomia", a tener que manifestarme públicamente por algo obvio: soy catalán y español.

Algunos gobernantes de por aquí se empeñan en negar eso; se gastan nuestros impuestos en propaganda infame, en tótems de revancha, en victimismo internacionalizado e Historia falseada, o en atacar la honorabilidad de los que vamos contracorriente del independentismo.

Pero, haya paz, se acerca trimestre de elecciones y conviene cargarnos de autoestima, de gratitud incluso, por pertenecer a una de las naciones más avanzadas y democráticas del mundo. 

Y, en estas fechas, todos hemos de abrir especialmente los ojos, después de tantísimas veces mirar hacia otro lado.

No, no hay esteladas ni lazos amarillos bastantes para tapar tanta desgracia -y despilfarro- como el 'procés' ha provocado en Cataluña.

Juntos en España, con nuestras particularidades, seguro que somos y estamos mucho mejor. ¡Aún no es tarde, ya toca reconocerlo!

Es, y el 29A será, momento de dejar de lado tanto sectarismo con que nos han querido, y querrán, contagiar para su beneficio muchos cargos públicos.

Unamos fuerzas en la difícil tarea de reconstruir la confianza mutua y la buena convivencia, dentro de un Estado De Derecho en el cual la Ley ha de ser igual para todos y la alternancia en el poder algo saludable y regenerador.

Igual que en nuestro país, urge un cambio en Europa; un salto de calidad democrática, con unos gobernantes que miren más por las personas que por sus propios intereses de partido, con una sociedad civil solidaria y activa, que nos esforcemos más por el bien común, pensando en cómo servir mejor a nuestro país, sin estar apegados a tan diversas poltronas y prebendas a cargo del erario...

 

Para eso, necesitamos políticos que, centrándose en la realidad, con vocación de servicio a todos los ciudadanos, hablen más de unidad que de discordias, respetando las diferencias, evitando llamar ultra izquierda o ultra derecha a partidos democráticos, con determinación para solucionar problemas en vez de para crearlos, que miren, con verdad y sin rencor, hacia el futuro.

¡Pues ánimo, que así sea y que todos participemos!

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?