Opinión

Elecciones catalanas: Semanas después

Por mucho que nos empeñemos los medios de comunicación y hagamos ‘amplios despliegues informativos’, en todas las elecciones ocurre lo mismo. Un día de elecciones es un calco de los anteriores. Se habla de normalidad, de la constitución de las mesas, de las colas ante los colegios, del porcentaje de participación, del voto de los candidatos, de las israelitas y, por la noche, del baile de escaños durante el escrutinio, de subidas y bajadas y al final, poco más.

Las noches electorales, salvo en el caso de mayorías absolutas, solamente sirven para desahogos más o menos viscerales. Todos ganan y todos tenemos que esperar, habitualmente, unas semanas para conocer el nuevo gobierno salido de las urnas.

Casi todas las elucubraciones de la noche de las elecciones se hacen en falso o, cuando menos, al aire, por cuanto quedan muchos días de negociaciones.

Podría servir la noche electoral para que las distintas formaciones hicieran el balance de sus actuaciones, ese balance que tanto disgusta a Marta Rovira pero que es necesario cuando, tras unos comicios, se emprende una nueva etapa.

Si los políticos hicieran balance, llegarían a las negociaciones con una carga de humildad y de realismo que sería muy necesaria para llegar a acuerdos que favorecieran a la ciudadanía.

Muchos informadores tienen la experiencia de la noche electoral informando desde la sede de algún partido. El líder ‘está arriba’, reunido con su equipo, se sabe que haciendo la valoración auténtica de los resultados y, lo que es peor, decidiendo qué es lo que hay que decir en la comparecencia, intervención que, no pocas veces, está bastante alejada de la verdad.

Salvo mayorías absolutas, a las que últimamente no estamos acostumbrados, las noches electorales son simplemente para el postureo (palabra recientemente admitida por la Academia) y para enviar avisos a los navegantes de las otras formaciones. Lo importante llega semanas después.

Los resultados son lo que resulta de…En unas elecciones el resultado es el nuevo gobierno y eso, tarda en llegar algún tiempo.

Hasta se dan casos en los que, en vez de nuevo gobierno, hay nuevas elecciones.

El vídeo del día

Arrimadas valora la armonización fiscal propuesta por ERC.

Ya lo dice el castizo: tras la noche electoral, paciencia y barajar.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?