Opinión

Por la boca…De la elegancia del monarquismo a la zafiedad del republicanismo.

Ada Colau saluda a Felipe VI en un acto en Barcelona.
photo_camera Ada Colau saluda a Felipe VI en un acto en Barcelona.

Fue una desgraciada casualidad, pero mientras en Gran Bretaña se celebraba con gran elegancia y con el respeto popular, el funeral por el Duque de Edimburgo, Colau se apresuraba a desterrar a martillazos los vestigios de Don Juan Carlos de las calles de Barcelona.

Últimas noticias

Los británicos, mal que nos pese, nos acaban de dar una lección de sentido común político, al aprovechar los funerales del esposo de Isabel II, para respaldar sin fisuras a la Institución como base indiscutible de la Gran Bretaña.

Han demostrado con los hechos que se puede diferenciar perfectamente lo que es y supone la Corona -en una nación que considera la forma de estado inamovible, por encima de los vaivenes de la política- de los errores y los fallos de una familia y de unas personas concretas, a las que critican sin dudarlo, pero cuyas actuaciones más o menos desacertadas, separan de lo que es y supone, de lo que ha supuesto en el pasado y de lo que supondrá en el futuro, la monarquía para su nación.

El vídeo del día

Baleares dice que hay que recuperar 200.000 trabajadores del turismo

Simplemente con ver y “escuchar” el minuto de silencio y cómo era respetado en las terrazas, en los “pub” o en las calles, se sabía que la fortaleza de la Institución y el respeto por las figuras que la representan, es una garantía de calidad democrática, de continuidad y de pragmatismo político.

No se trata pues, de preferir una u otra forma en la jefatura del estado sino de respetar y respaldar la que se han dado los ciudadanos, pasando por encima de cualquier coyuntura personal por grave que esta pueda parecer.

Fue una desgraciada casualidad, pero mientras en Gran Bretaña se celebraba con gran elegancia y con el respeto popular, el funeral por el Duque de Edimburgo, Colau se apresuraba a desterrar a martillazos los vestigios de Don Juan Carlos de las calles de Barcelona.

Mientras los republicanos españoles se jactan de derribar estatuas, quitar placas, desposeer de distinciones y aprovechar para denigrar a la monarquía como si con eso se solucionaran los problemas políticos de una nación y como si la república fuera la panacea, los británicos respetan y honran sus símbolos y, por supuesto, “aprovechan” al máximo las ventajas de un sistema que les da estabilidad, prestigio y garantías de una vida política ordenada.

No se trata de profesar unas u otras ideas, se trata de acatar una forma de estado que está perfectamente respaldada en nuestra Constitución, por encima de conductas personales que merecen toda la reprobación, pero que no deben confundirse con lo que es y representa la esencia de la monarquía.

La carcajada en campaña: Dice Iglesias: “Nosotros somos la garantía”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable