Opinión

Por la boca…Un gobierno social-comunista

Los miembros del Gobierno de Pedro Sánchez.
photo_camera Los miembros del Gobierno de Pedro Sánchez.

Como ha dicho la flamante ministra de Sanidad, hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre: el gobierno que ha formado Pedro Sánchez es, pura y simplemente, un  gobierno social-comunista.

Se le puede denominar como se quiera o como quiera Sánchez: de progreso, feminista, europeísta, de coalición, dialogante, populista y hasta amante de los animales, pero lo cierto es que España, en pleno S.XXI y siendo una de las naciones más punteras e históricas de la Europa libre y occidental, tiene un gobierno social-comunista.

 Como ha dicho la flamante ministra de Sanidad, hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre: el gobierno que ha formado Pedro Sánchez es, pura y simplemente, un  gobierno social-comunista.

Ya han pasado las convulsiones de la investidura en la que cada partido se supone que votó con arreglo a sus convicciones y teniendo en cuenta el mandato de sus votantes. Ahora  -lejos de las falacias, de las mentiras, las simulaciones y de los engaños- llega la hora de la verdad y la realidad es que tenemos un gobierno social-comunista y, de  lo que eso supone, nos vamos a enterar –en el sentido más coloquial del término- en cuanto empiecen a llegar a la imprenta del B.O.E los primeros nombramientos y las primeras disposiciones.

Evidentemente, se trata de un gobierno en precario que va a salir a extorsión o a chantaje diario, y que está  en manos de los separatistas y de una pléyade de arribistas políticos. Pero con todo, eso no es lo más grave.

Lo más trascendente y con más repercusión de futuro para la sociedad española no van a ser los llamados ministros técnicos, ni los socialistas “pata negra”, ni siquiera los que, con sus conocimientos económicos y sus contactos internacionales, tienen que tranquilizar a los empresarios de dentro y a los fiscalizadores de Bruselas.

Aunque se esfuercen en el camuflaje, el meollo del nuevo gobierno social-comunista va a estar en las carteras de los comunistas de Podemos, en esas a las que se trata de minimizar diciendo que se han diluido y que la sabiduría política de Sánchez ha dejado, además de sin presupuestos, sin competencias.

Pues una vez más hay que decir que no es verdad. Las carteras de los comunistas son de las que van a salir las subvenciones sin cuento para asociaciones afines que defiendan, y sobre todo que transmitan a la sociedad, los “valores” y las formas de vida de esa ideología, Son las carteras de la eutanasia y del aborto, y de la persecución a la familia, de las trabas a la enseñanza privada, de la ideología de género y del encono contra la Iglesia Católica y de la persecución a la prensa libre. La ideología que cercenó la libertad en media Europa y lo sigue haciendo en países tan queridos y admirados por los nuevos ministros.

No es fácil hacer un gobierno progresista con cinco miembros comunistas, pero, aun suponiendo que se logre y dure en el tiempo, lo verdaderamente imposible es progresar con el comunismo como ideología.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?