Opinión

Por la boca… Iglesias a Belarra: No me mandes flores

El candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias.
photo_camera El candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias.

Las “gracias” que se le reían a Iglesias dentro del partido, va a ser muy difícil que se le rían a Belarra, y son varios los dirigentes, Echenique es solamente el principio, que no están dispuestos a aguantar liderazgos débiles, poco consistentes y además impuestos.

Podemos huele a cadaverina. Muy fuerte debe ser el aroma cuando Iglesias huyó despavorido y hasta Echenique prepara su salida, parece que más sosegada, pero salida al fin.

En la II República cantaban -a propósito de la marcha de Alfonso XIII- aquello de “no se ha ido que le hemos echao”. Ni Iglesias se ha ido, ni Echenique se va a ir, los han “echao”.

El motivo más evidente de la “echadura” es la merma incontenible de votos que viene de atrás, de elecciones anteriores a la debacle de Iglesias en Madrid y que hace insostenible un partido que se cae a pedazos.

Pero hay otras causas de carácter interno que son casi tan palpables como los fracasos electorales, que los dirigentes pasados y actuales quieren ocultar a toda costa y que Belarra intenta sepultar inundando de flores el cadáver político de Iglesias.

Lo que no dejaba de ser un posible reportaje para la prensa rosa, se transformó en una amarga realidad y en un reproche continuo. El “ascenso” vertiginoso de la pareja Iglesias /Montero, ministerios y chalet incluidos, sigue siendo la gran espina interna que tienen clavada muchos “inscritos”, simpatizantes o simples votantes. El coche oficial y el chalet acabaron de golpe con el aroma a Puerta del Sol.

Además Iglesias y Podemos en su conjunto, hubieran soportado cualquier mano que les derrotara, pero que haya sido la mano de Errejón es una afrenta difícil de digerir, no solamente para Iglesias en lo personal, sino para el conjunto de Podemos.

Tras el relevo, las “gracias” que se le reían a Iglesias dentro del partido, va a ser muy difícil que se le rían a Belarra, y son varios los dirigentes, Echenique es solamente el principio, que no están dispuestos a aguantar liderazgos débiles, poco consistentes y además impuestos.

Por último, los que junto a Iglesias dejaron tantos cadáveres en el camino, difícilmente van a sobrevivir en la nueva situación sin el apoyo y la presencia del enterrador jefe.

Y desde el punto de vista de la ideología (o lo que sea) de Podemos, forzaron tanto la máquina para vender el apoyo a Sánchez que el propio Sánchez les ha robado la mayor parte del discurso; se ha radicalizado de tal manera que ha dejado a Podemos con las vergüenzas ideológicas al aire y sin saber que disparate o que excremento político llevarse al programa.

No es que a Belarra le quede tarea por delante, es que a poco que se le pase el arroz, no le va a quedar nada qué hacer, ni con quién hacerlo ni dónde hacerlo

La carcajada. Dice Echenique ante su posible marcha de la política: “Detecto ciertas ganas de que me vaya”

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes