Opinión

Por la boca… La segunda vuelta, necesaria

Elecciones.
photo_camera Elecciones.

Al menos en las autonómicas y municipales, cada vez se hace más evidente la necesidad de que gobierne la formación más votada y el recurso a la segunda vuelta para que unos gobiernos tan “pegados” al ciudadano, dependan lo menos posible de alianzas que no tienen nada que ver con intereses concretos de una ciudad o de una autonomía.

Una vez más, esta vez empujados por el calendario, los gobiernos autonómicos y municipales y las necesarias alianzas en muchos lugares, estarán condicionados por las necesidades de los partidos para formar el gobierno central y el gobierno de la nación, se verá determinado por las alianzas necesarias para gobernar ayuntamientos y autonomías.

Al menos en las autonómicas y municipales, cada vez se hace más evidente la necesidad de que gobierne la formación más votada y el recurso a la segunda vuelta, para que unos gobiernos tan “pegados” al ciudadano, dependan lo menos posible de alianzas que no tienen nada que ver con intereses concretos de una ciudad o de una autonomía.

Ahora que los que denominaríamos partidos emergentes como VOX y Podemos están de capa caída y que Ciudadanos no logra sacar la cabeza, ni mucho menos ese liderazgo de la oposición por el que suspira Rivera, sería una buena ocasión para que el Partido Socialista y el Partido Popular se plantearan intereses comunes –que los tienen- y pusieran en marcha o al menos intentaran, un sistema que diera estabilidad a los gobiernos locales y autonómicos y restara poder a formaciones que no lo han logrado en las urnas, pero que hacen valer sus escaños para influirlos gobiernos.

Posiblemente esa necesidad no es tan apremiante en el gobierno central porque nunca está de más la existencia de un partido bisagra, con vocación de bisagra –Ciudadanos carece de esa vocación- que siempre haría de contrapeso a las dos grandes formaciones, a la vista de la atomización política que se vive por ejemplo en el Congreso de los Diputados y que no es nada positiva para la política global de España.

Porque una cosa son las coaliciones y otra es el sentido común de “aguantar” ciertos ministros en un gobierno medianamente serio.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes