Opinión

Por la boca…Las ‘luces’ de Eguiguren

La pasada semana el parlamento vasco tuvo un problema con la luz, y hubo que hacer las votaciones ‘a mano alzada’. Fue entonces cuando las ‘luces’ de Jesús Eguiguren se pusieron de manifiesto en todo su esplendor. Pidió la palabra para hacer una observación, y lo que había observado el jefe de los socialistas vascos era que ‘desde el 18 de julio no se habían visto más brazos en alto’. Toda una ingeniosidad que completó, en alusión, al nuevo Gobierno, afirmando que esperaba que eso no fuera signo de los nuevos tiempos que nos esperaban.

No es que Jesús Eguiguren demuestre en su quehacer público excesivas luces, más bien anda escasito, pero lo de la ‘observación’ deja a cualquiera que se precie de ser un mediano político, con las vergüenzas al descubierto.

Las luces de Eguiguren brillaron en el parlamento vasco y ya era hora, porque sus actuaciones políticas se desarrollan más bien en la oscuridad y en la nebulosa de la semiclandestinidad.

Aludir a estas alturas al 18 de julio –se supone que del 36- es una muestra evidente de la falta de recursos de quien negocia –no se sabe con qué recursos- con terroristas, cuando de hacer política normal se trata.

Ni tampoco venía a cuento ni tenía razón de ser, que un fallo electrónico en el sistema de votación trajera a la mente del señor Eguiguren fecha tan significativa para unos y para otros.

La posterior coletilla, aludiendo a la situación recientemente estrenada, esgrimida por el responsable de un partido que gobierna en el País Vasco, gracias a los votos del Partido Popular es, aún, más esperpéntica.

No sabemos los chascarrillos que Eguiguren pondrá encima de la mesa de esas negociaciones a las que tan aficionado es, pero nos tememos que no arrancarán ni una sola mueca por debajo de las capuchas de sus interlocutores.

Suponiendo que sus interlocutores, para negociar con Eguiguren usen capucha, que nos tememos que no.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?