Opinión

Deme algo, señorito

Pedro Sánchez.
photo_camera Pedro Sánchez.

Hasta para dar sablazos, aunque sean políticos, hay que mantener la dignidad y el sablazo de Sánchez a los separatistas para que le aprueben los presupuestos, es indigno de un presidente del Gobierno.

Las mentiras de Pedro Sánchez y sus estrategias para urdirlas, mistificarlas y propagarlas, cada vez tienen menos recorrido.

Lleva semanas, desde que anunció el Consejo de Ministros en Barcelona, intentando disfrazar la reunión con Torra. Dilaciones, medias palabras, ni sí ni no sino todo lo contrario, para vendernos la burra de que es una reunión normal dentro de las relaciones, también normales, de un presidente del Gobierno de España con el presidente de una autonomía.

Pues no es verdad. Como ya se sabía de antemano, lo que hay en Barcelona es una reunión entre dos gobiernos, con ambos presidentes y con una serie de ministros y consejeros, que tiene toda la parafernalia que quería Torra quien, una vez más, se ha salido con la suya.

Hasta para dar sablazos, aunque sean políticos, hay que mantener la dignidad, el sablazo de Sánchez a los separatistas, para que le aprueben los presupuestos, es indigno de un presidente del Gobierno.

También a los separatistas les ha dado el sablazo. Un sablazo en forma de aprobación del techo de gasto y un sablazo en forma de prórroga en La Moncloa. Que sepamos.

Desde que le votaron la moción de censura, Sánchez está en la prórroga. No es que le vayan a prorrogar los presupuestos de Rajoy, es que lo que le prorrogan es su estancia en el palacio presidencial y por eso tiene que ir a Barcelona, tiene que reunirse y tiene que escenificar un diálogo claudicante del modo y manera que quiera Torra.

Sánchez pide la limosna de la prórroga entre sonrisas, aires de suficiencia y gestos de aplomo que están cada vez más lejos de ser ciertos.

Algún barón socialista ha dicho que Sánchez se va a cargar el partido. Un problema de los socialistas. Lo que de verdad se está cargando es la dignidad de los españoles, por mucho que el sablazo sea en Pedralbes.

Y que le quiten lo “bailaó”, lo “viajaó”, lo “volaó” y hasta lo” vacacionaó”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?