Opinión

Echenique, vete a… Europa

Pablo Echenique, portavoz de Podemos en el Congreso de los Diputados
photo_camera Pablo Echenique, portavoz de Podemos en el Congreso de los Diputados

A propósito del nombramiento de la señora Metsola, escribe el superdotado politólogo y, despectivamente, califica a la maltesa de ultraconservadora, antifeminista y contraria  al aborto y con esos “descalificativos” pretende inhabilitarla para presidir la institución.

El interés mostrado por el eminente empleador de asistentes personales, por calificar con su cortesía habitual, a la nueva presidenta del Parlamento Europeo Roberta Metsola, puede constituir una gran oportunidad para librar de semejante espécimen al Congreso de los Diputados y mandarle a… Europa con viento fresco y que deje tranquilos a los españoles, o por lo menos que sus babosidades las expela desde lugares más apartados.

A Batet se le pueden criticar muchas cosas pero lo que es imperdonable es que, por su afán de mantener cerrado el caserón de la Carrera de San Jerónimo, no tenga entretenido al individuo en sus paseos, idas y venidas por las alfombras del Congreso y disponga de más tiempo para destilar la basura de sus comentarios en eso de las redes sociales.

A propósito del nombramiento de la señora Metsola, escribe el superdotado politólogo y, despectivamente, califica a la maltesa de ultraconservadora, antifeminista y contraria al aborto, y con esos “descalificativos” pretende inhabilitarla para presidir la Institución.

Como siempre, la pobreza y escasez de recursos dialécticos del  otrora fundador, se ponen de manifiesto y -además de que salvo lo de antiabortista, lo de antifeminista y ultraconservadora no dejan de ser memeces- por la misma regla de tres, se podría repudiar al susodicho por ultraizquierdista, falaz feminista y proabortista.

Como políticos, Metsola y el correveidile de Podemos, no se parecen en nada e incluso en sus respectivos “exteriores” la ventaja es de la dama. Pero entre ellos hay una diferencia fundamental: la señora Metsola es seguro que no tiene la menor idea de quién es el fulano, mientras que al prócer comunista, le quita el sueño y el escaso sosiego del que disfruta una mente tan atormentada por el rencor, la figura de una mujer presidiendo el Parlamento Europeo.

Y es que no se puede gustar a todos. Pero ser incapaz de gustar a alguien ya empieza a ser grave.

La carcajada: Dice Oltra, la del ex “ejemplar” en su trato con menores: “Al final, voy a ser la mujer más investigada de España”

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?