Opinión

El Partido Popular no comunica, Feijóo sí

Alberto Núñez Feijóo, 15/05/20.
photo_camera Alberto Núñez Feijóo, 15/05/20.

Siempre se ha dicho que uno de los problemas del Partido Popular de cara a los ciudadanos, es su inoperancia a la hora de comunicar. A la vista del éxito de Núñez Feijóo podría pensarse que los populares no tienen nada que decir y que cuando sí tienen un mensaje definido, ganan elecciones.

En política, aunque se esté en la oposición, limitarse a la crítica de lo que hace el partido que gobierna supone ir a remolque y siempre por detrás del adversario. Hay momentos -y sobre todo hay situaciones- que desde un punto de vista puramente sociológico exigen tomar la iniciativa, hacer propuestas que trasciendan e intentar marcar la agenda de asuntos a presentar a la opinión pública.

El Partido Popular lleva demasiado tiempo dedicado a la crítica sin más, y eso le está condenando a unas limitaciones de cara a los electores, que están a la vista de todos.

Llegados al punto del aplastante triunfo de Núñez Feijóo en Galicia -y además de los análisis derivados del rotundo fracaso de Podemos y del ascenso del nacionalismo- los populares deberían plantearse los por qués de la nueva mayoría absoluta.

Siempre se ha dicho que uno de los problemas del Partido Popular de cara a los ciudadanos, es su inoperancia a la hora de comunicar. A la vista del éxito de Núñez Feijóo podría pensarse que los populares no tienen nada que decir y que cuando sí tienen un mensaje definido, ganan elecciones.

Históricamente, ya desde Cánovas, la derecha española ha carecido de una ideología clara e inequívoca, fuera de algunos postulados económicos, y se ha enfrentado con las manos vacías al socialismo. A falta de ideología, Nuñez Feijó ha optado por un perfil moderado, nada frentista, rotundo en sus afirmaciones y ha presentado una hoja de servicios basada en la gestión coherente y eficaz de los asuntos públicos dentro de los postulados de una derecha avanzada. Cualquiera de sus declaraciones, antes y depués de las elecciones, son y han sido un torpedo en la linea de flotación de los socialistas, sin necesidad de replicas airadas ni de entrar en los asuntos previamente señalados por la izquierda.

Feijóo replica con sus propias armas y desde sus propios planteamientos y no con argumentos que intentan contrarrestar los de los adversarios que, en definitiva, supone siempre entrar en su juego.

Ahora que tantos plantean un cambio de caras en la dirección del Partido Popular, lo que habría que ver es la forma de cambiar estrategias de oposición. Las que se han puesto a contribución hasta ahora se muestran ineficaces.

La eficacia es Núñez Feijóo o, sí se quiere, su forma de entender la política.

Post scriptum. Preguntar no es ofender: ¿Los españoles que optan por la derecha política, pueden esperar que en algún momento Partido Popular Ciudadanos y VOX,  formen un todo medianamente coherente?

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable