Opinión

¡Qué ambientazo!

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz
photo_camera La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

Decía Sánchez que, tras vencer al virus, Íbamos a salir más fuertes y además sonriendo: pues ni hemos salido, ni somos más fuertes, ni apenas sonreímos.

Si los jóvenes no estuvieran en suspenso (gracias a ley Celaá), en vez de dedicarse a los botellones y a los contagios y se interesaran más por eso de la vida política, se darían cuenta de que lo de la cosa pública, lo de los partidos, lo del Consejo de Ministros, lo de los Tribunales y lo del Congreso es mucho más divertido, y que hay mucho más ambiente que en cualquier playa por la noche. Un verdadero ambientazo.

Y además se reirían de lo que dijo Sánchez de que, tras vencer al virus, hemos salido más fuertes, porque ni hemos salido, ni estamos más fuertes, ni hemos vencido a ningún virus pero, si se mezcla todo lo que está pasando, el ambiente que se consigue es mucho más “super guay”.

La deuda pública, en un 11%, suma 1,4 billones de euros; Estados Unidos sigue sin hacernos caso; Europa nos riñe por todo; Conde Pumpido tiene que pedir disculpas; Marruecos nos p….. y Tezanos también; los golpistas no encuentran avales; el Valle de los Caídos se cuece en el horno de una ley de memoria no se sabe si democrática, histórica o las dos cosas; las leyes de Montero (la de igualdad) rompiendo las audiencias en los programas de humor; Iceta no está contento con su ministerio; ya solamente tenemos matria.

La gestión de la pandemia con mascarillas y sin ellas, con vacunas y sin ellas, es un desastre; los jueces se encabritan; censuran a Morante; la luz por las nubes; el butano se pierde de vista con sus tarifas; las autonomías mendigando autorizaciones por los tribunales; no se sabe si Cantó ha inaugurado ya el chiringuito, pero Garzón sigue en el suyo; Messi sin equipo; decretos que pasan en el Congreso por los pelos; los cesados que se lamentan; los interinos cesantes que se manifiestan; imputados por retener a niños en los hoteles de Baleares; Montero la portavoz ex, ya no sale los martes, aunque sí sale Simón y la niñera se ha quedado sin niño que llevarse a los brazos.

Como decía el del chiste: “y además, ¡hace un calor!”.

En una de estas no nos va a quedar más que la vuelta de Iglesias a la universidad y los concursos de la tele, plagados de concursantes profesionales. Por si es aprovechable ahí va una pregunta para esos grupos de universitarios analfabetos que pululan por los platós concursales: se trata de decir de carrerilla el nombre de los nuevos ministros (lo de los antiguos es demasiado) y también de corrido la alineación de la selección nacional de Luís Enrique. Eso sí que es ir a pillar.

El estoconazo. Dice Rufián: “Este Gobierno sigue con las mismas manías o vicios que son bastante contraproducentes, que es creer que tiene mayoría absoluta y es de una miopía hacia la realidad, bastante curiosa”

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?