Opinión

Por qué lo llaman “Sumar” cuando quieren decir trepar y situarse

photo_camera La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz

Cada vez son más, incluidos algunos de su entorno, los que se suman a la sospecha y se malician que “la nada” que representa Díaz, no tiene nada que decir, nada que aportar a la política española y nada que proponer a los ciudadanos. Si a eso le sumamos la inquina que ha cogido Iglesias a su dáctilo/pupila, se descubrirá el motivo de los retrasos y demoras de Díaz en poner en marcha lo que ahora se llama “Sumar”.

Iglesias, cual dios laico, creó a Díaz de la nada. La nada da bandazos -a diestro no, pero a siniestro sí- y el último ha sido la denominación de origen de esa plataforma de escuchas –legales por supuesto- que arropará la nada de la nada en una futura gira por España (aún no se sabe si de telonera de Chanel, porque la marca le va perfectamente) y que se llamará “Sumar”.

Es curioso el afán de la izquierda extrema, de los comunistas, por la adición (que no por la adicción, aunque también). Su meta política es sumar, adicionar, y para eso han acuñado lo “transversal”. O sea, cuantos más mejor, vengan de donde vengan siempre y cuando se plieguen a las doctrinas de Lenin, más o menos edulcoradas, ataquen a la Monarquía como forma de Estado, denigren a los empresarios como camino para una economía próspera y se avengan a todo tipo de intervencionismo en las vidas y haciendas de los ciudadanos.

Cada vez son más, incluido algunos de su entorno, los que se suman a la sospecha y se malician que “la nada” que representa Díaz, no tiene nada que decir, nada que aportar a la política española y nada que proponer a los ciudadanos. Si a eso le sumamos la inquina que ha cogido Iglesias a su dáctilo/pupila, se descubrirá  el motivo de los retrasos y demoras de Díaz en poner en marcha lo que ahora se llama “Sumar”.

Pero la nada también es trepadora -y ya que una se ha venido de Galicia -aun contando con el chollo impensado e impensable de una vicepresidencia- hay que aprovechar el viaje y, supuesta la desafección de los comunistas de Podemos, habrá que buscar la justificación del desplazamiento, en las plataformas escuchadoras. Despacio y sin muchas prisas pero trepando.

Y además de trepar hay que disimular y decir que no se quiere hacer campaña política ni mucho menos un partido, sino dar protagonismo a la sociedad civil y articular una cosa rarita y esperara que, tras las elecciones andaluzas, los comunistas de Podemos se desmoronen totalmente y entonces, sí será el momento de situarse, también con el comunismo a cuestas, a la izquierda del PSOE.

La carcajada. Dice Sánchez a propósito de la visita del jeque: “Qatar confía en España porque la economía española es robusta”

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?