Opinión

Rusia es culpable

ElbuvE-W0AAhOkk
photo_camera ElbuvE-W0AAhOkk

Lo propaló Franco y sus admiradores le hacían los coros. Lo utiliza Sánchez y sus lacayos políticos y mediáticos se apresuran a repetir la consigna: “Rusia es culpable”.

No dejan de ser curiosos los paralelismos que hay entre una dictadura formal como la de Franco y el pseudocomunismo de Sánchez que, en el Gobierno, sienta a su mesa a ministros comunistas.

 El revisionismo, la imposición por decreto de las ideas, la expulsión del sistema y el intento de repudio social de los que piensan distinto… desde el cambio de nombres de las calles, hasta la exaltación del “jefe” y de sus ideas en los libros que se dedican a los escolares, el mimetismo empieza a ser alarmante.

Lo propaló Franco y sus admiradores le hacían los coros. Lo utiliza Sánchez y sus lacayos políticos y mediáticos se apresuran a repetir la consigna: “Rusia es culpable”.

La diferencia estriba en que en plena II República y tras las afirmaciones y las acciones de los “largo caballero” de turno, con sus vivas a Rusia y los cartelones colgando de la Puerta de Alcalá madrileña con la efigie de Lenin, el “Rusia es culpable” del franquismo tenía una justificación más llevadera.

Por el contrario, tras el chusco episodio del presuntamente chantajeado y los viajes a Bruselas del calificado de pirómano, la culpabilidad de Rusia en lío en el que se ha metido Sánchez hay que demostrarla con algo más que la sabiduría económica y los conocimientos europeos de Calviño, porque para decir que Argelia se alinea con Rusia, no hacen falta las alforjas de ningún organismo europeo.

Pero aunque fuera verdad que Putin y Argelia quieren machacar la economía española, pisarnos la manguera del gas, cerrar nuestras empresas, dejar en paños menores a Sánchez y defenestrar a Albares por una ventana del Palacio de Santa Cruz, no sirve de justificación y mucho menos de solución, para la situación insostenible creada por Sánchez –chantajeado o no- en una región tan delicada para España y en la que  nuestra diplomacia lleva años haciendo equilibrios.

Tampoco se disipan con el “Rusia es culpable” las dudas del porqué se ha destapado la caja de los truenos –tanto en Marruecos como en Argelia-  en momentos tan difíciles para la economía, sin que ninguna de las acciones apunte la más mínima ventaja, ni económica ni diplomática, para España.

Y Calviño no es muy de fiar como notaria del contubernio ruso-argelino, narrando sus impresiones de hace años, porque ha degenerado de experta y triunfadora europea, a milonguera sanchista.

O sea que, a pesar del parecido, está más en razón el “Rusia es culpable” de Franco, que el “Rusia es culpable” de Sánchez.

La carcajada. Dice Albares, tras su visita al Papa: “Ha sido inspirador, el Papa tiene los mismos valores que este Gobierno. Le he visto muy comprometido con continuar con sus reformas para acercar la Iglesia a la ciudadanía”

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable