Opinión

Sí, pero Sánchez sigue ahí

Pedro Sánchez.
photo_camera Pedro Sánchez

Es evidente que Sánchez ha perdido de forma estrepitosa y que esa derrota le puede acarrear muchos problemas dentro y fuera de su partido, pero lo cierto es que sigue en La Moncloa.

Si la política de oposición a Sánchez se hace desde el éxito de Madrid alguien se estará equivocando.

Sánchez sigue estando dónde estaba por más que se parapete en Gabilondo o en Tezanos  (las tabernas madrileñas no tienen más problema que el frecuentarlas antes de examinar cuestionarios y tabular encuestas) o en Ábalos (dedicado ahora a contar los ex del PSOE que se han quedado en la calle y sin escaño).

Sigue Sánchez que es el que parió a Iglesias (desde dónde esté seguirá escupiendo veneno). Sigue Sánchez y ahí sigue Celaá y sigue Marlaska y siguen las Monteros y sigue Delgado y sigue Maroto y sigue una ristra de ministros -incluidos los comunistas- de asesores y de asistentes dedicados a las erratas.

Es evidente que Sánchez ha perdido de forma estrepitosa y que esa derrota le puede acarrear muchos problemas dentro y fuera de su partido, pero lo cierto es que sigue en La Moncloa.

Por supuesto que el triunfo impresionante del Partido Popular en Madrid tendrá repercusiones en toda España, pero la acción de gobierno de Sánchez va a continuar y mientras pueda seguirá con sus ataques a una serie de valores y de principios con los que su ideología (o lo que sea) es incompatible.

Y además va a tener los mismos aliados porque los separatistas, los nacionalistas y los proetarras seguirán con sus ansias de desmembrar  España y estrujar las ubres de la vaca económica, y el apoyo de la ultraizquierda comunista -ahora en forma de Más Madrid y de madre y médico- va a ser la misma y discurrirá por los mismos derroteros que lo hace Podemos.

Por otra parte, Los comunistas de Podemos siguen en el Gobierno y aún está por ver la sinceridad del “apartamiento” de Iglesias, que probablemente seguirá en la brecha, aunque sea “por poderes”.

Es más fácil morir de éxito que lograr ese éxito y si en la Puerta del Sol, Ayuso parece tener las cosas claras, en Génova queda mucho por hacer, sobre todo a nivel interno.

La carcajada: Dice Calvo intentando justificar la hecatombe del PSOE en Madrid: “Para un socialista es difícil ir a hablar de cañas, ex y berberechos”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?