Opinión

Suspiros de España

Suspiros de España.
photo_camera Suspiros de España.

No se sabe si con motivo de los casi 120 años del estreno del pasodoble, los políticos españoles dedican sus suspiros y hasta sus desahogos ideológicos y electorales a distintos aspectos de nuestra actualidad.

Últimas noticias

Hace casi 120 años que el maestro Álvarez Alonso estrenaba el pasodoble “Suspiros de España” que -en versiones tan magníficas como las de Estrellita Castro, Concha Piquer, Manolo Escobar o Dyango y de tantas y tantas bandas militares o no- siempre es recordado y tarareado con gusto por los españoles fuera y dentro de nuestras fronteras.

No se sabe si con motivo de esos casi 120 años, los políticos españoles dedican sus suspiros y hasta sus desahogos ideológicos y electorales a distintos aspectos de nuestra actualidad patria.

El vídeo del día

ERC y Junts cierran un principio de acuerdo para formar un Govern

Claro que en algunos casos como los de Echenique o Iglesias más que suspiros son regüeldos malolientes, como siempre en contra de la monarquía, de nuestra democracia y hasta de alabanzas a Rusia que  parecen querer recordar a la Puerta de Alcalá (ahí, ahí, ahí están los testimonios gráficos) en aquel 1937 cuando el monumento madrileño se adornaba con las efigies de Stalin y con el escudo de la URSS o la gigantesca estatua de Lenin en la Glorieta de Bilbao de la capital de la República. Es como si los comunistas de Podemos añoraran las algaradas de aquella Asociación de Amigos de la URSS que celebraba el XX aniversario de la Revolución Rusa.

Otros suspiran –o quizás respiran por la herida- y así Casado reniega de sus antepasados, de sus padres políticos (que más bien se han convertido en suegros inaguantables) A Illa le vacunan y le “perimetran” los separatistas. Los de VOX se enfrentan a las suscripciones mediáticas por un quítame allá esas comillas y Sánchez, se supone que asesorado por Duque, nos quiere trasladar al cielo de la izquierda. Y hasta suspiran, entre borrascas, los rótulos de TVE.

Todos suspiran entre las mentiras, las nostalgias (Illa se refiere con frenesí a la foto de Colón y se muestra cada vez más blandiblú con los presuntos indultados) y hasta los sindicatos colocan la sordina en unas manifestaciones  “trans” o, como diría un castizo, “sin chicha ni limoná”.

Un país de suspiros (regüeldos comunistoides aparte) que reflexionando en  las elecciones catalanas, puede pasar al llanto de la enésima decepción y que el único consuelo que tiene le llega de Rusia porque Zaparova, portavoz de Putin, se muestra solidaria con los españoles y como ellos, no sabe a qué ministro de Sánchez hacer caso ¿o quizás a ninguno?

La carcajada: Dice Montero “portavozando”, que las declaraciones de Iglesias sobre la democracia en España, responden a su afán por perfeccionarla.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes