Opinión

En el último minuto

De penalti, justo o injusto, pero en el último minuto. Así es como está haciendo las cosas el presidente del Gobierno. Se trata de marear la perdiz, de marear a los partidos de la oposición, de marear a los interlocutores y ya, con todos mareados, a todo correr y sin tiempo, aprobar las cosas ‘como sea’.

Y no le va mal a Rodríguez Zapatero. Es lo que viene haciendo desde su primera legislatura y lo que está haciendo en esta. Es como si quisiera pillar a la gente cansada de tanto dar vueltas a las cosas y que le digan: haz lo que quieras pero déjanos en paz de una vez.

Recientemente lo ha hecho con la financiación autonómica y esta semana lo va a hacer en la negociación con la patronal y los sindicatos. Semanas y meses negociando y al final interviene el presidente. Promete o ‘despromete’, se compromete o se ‘descompromete’. Ruega, amenaza, sube cifras, baja porcentajes y siempre saca la palomita de la chistera y el pajarito para la foto, porque siempre hay foto y siempre en La Moncloa se encargan de explicarnos algo parecido a: ‘ante el estancamiento de la negociación el presidente del Gobierno, personalmente, toma las riendas y ¡hale hop!, solucionado, aplausos y al siguiente numerito, que mucho nos tememos que va a ser el Estatut y el Constitucional.

Todo bien si acaba bien, que diría Montilla, si no fuera porque siempre hay un pelín de chantaje –ahora tan de moda- por medio. Además de las prisas es que ‘esto es lo que hay’ y si lo quieres bien y si no lo tomas, pues el responsable ante los ciudadanos y, lo que es más importante, ante tus votantes eres tú.

Normal en Rodríguez Zapatero y normal en sus colaboradores. Lo que ya no es tan normal es que la oposición se trague el truco como si fuera el del sable. Que también el tío del circo se lo traga.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes