Opinión

Por la boca... Zapatero ¿por qué no te callas?

José Luis Rodríguez Zapatero.
photo_camera José Luis Rodríguez Zapatero.

Faltaría más. Zapatero tiene todo el derecho del mundo a hablar de lo que quiera, cuándo quiera y dónde quiera. Pero un sujeto con su trayectoria política y con la gestión más nefasta de un presidente del Gobierno en la historia de España, se supone que tendría que tener un cierto recato a la hora de hablar de política. 

Con Zapatero y con Sánchez, el aserto de que el que llega hace bueno al que se fue, se cumple exactamente al revés: Zapatero –en el recuerdo- hace bueno a Sánchez…que ya es decir. 

Faltaría más. Zapatero tiene todo el derecho del mundo a hablar de lo que quiera, cuándo quiera y dónde quiera. Pero un sujeto con su trayectoria política y con la gestión más nefasta de un presidente del Gobierno en la historia de España, se supone que tendría que tener un cierto recato a la hora de hablar de política. 

Si a la falta de pudor y de prudencia que cualquier “ex” debe de tener- aunque no sea más que por respeto a quienes le han sucedido- se une el contenido falaz, obsceno, zafio, petulante, altanero y desnortado que está poniendo en juego, sus intervenciones adquieren caracteres histriónicos, con sospechas de rencor, y realidades memas muy parecidas a las que ponía en juego desde La Moncloa. 

Zapatero es muy dueño de ir por el mundo de embajador de Maduro y del preconizado sucesor Nicolasito, o sea, “madurito”; de intentar vender el burro viejo de la situación Venezolana con el aquel de que solamente él la conoce en profundidad y hasta de azucarar al sátrapa que sojuzga a los venezolanos, lanzando una más que risible campaña para cargarse el poderío de los Estados Unidos; pero sandeces aparte (todos somos libres de allegar fondos a eso que él mismo llamaría la unidad familiar) hay que hacerlo con más enjundia y menos argumentaciones cortomentales. 

Los análisis que de la gestión de la pandemia ha hecho Zapatero en su intento de apuntalar la coalición de Sánchez e Iglesias, solamente sirven para que los españoles agradezcan a la historia el que la pandemia no se desatara en la época del político leonés al frente del ejecutivo. 

Los deseos incontenibles de que los separatistas -es decir, los que se quieren marchar de España- formen parte del gobierno como una fórmula aconsejable para lograr la normalidad, solamente pueden tener su origen en una mente que vive de continuo en el “jet lag” producido por el asiduo visiteo a Venezuela. 

Si como muchos piensan, las declaraciones, las comparecencias en los medios y, en definitiva los desvaríos del individuo en cuestión, tienen la finalidad de contrarrestar algunas de los opiniones de Felipe González, solamente cabe afirmar que ni Zapatero puedo llegar a más (ocupándose de González) ni Felipe González puede llegar a menos (con Zapatero ocupándose de él). 

Lo decía Ganivet: “El sabio habla porque debe decir algo; el necio habla porque le gusta decir algo”. 

Post scriptum. Preguntar no es ofender: ¿Cuánto tiempo tiene que transcurrir para que votantes, simpatizantes y coaligados, puedan fiarse de Ciudadanos?

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?