Opinión

Las cuentas del PP

Pablo Casado, Congreso de los Diputados, 6 de mayo de 2020
photo_camera Pablo Casado, Congreso de los Diputados, 6 de mayo de 2020

Los políticos respiran y viven de las encuestas mucho más de lo que dicen. Se curan siempre en salud aludiendo a que la única encuesta válida es el resultado de las urnas, pero las encuestas les aumentan las pulsaciones, en un sentido u otro.

En el PP siguen trazando su objetivo en encontrar un discurso y una oposición que les permita recuperar los muchos votos perdidos. Para gobernar, miran a Vox y a Ciudadanos, confiando en que los partidos de Inés Arrimadas y Santiago Abascal vayan disminuyendo, como señalan prácticamente todas las encuestas.

Sobre el futuro de Ciudadanos, las opiniones varían desde una representación casi simbólica a su práctica desaparición; y más tras el resultado en las elecciones en el País Vasco el pasado 12-J, en que concurrieron juntos PP-Cs, con un resultado penoso para esos dos partidos, aunque siempre queda la excusa de la particularidad del País Vasco.

Saben en el partido de Pablo Casado que la mayoría de los votos perdidos se fueron a Vox, pero intentarán recuperar esos votos sin que parezca que se acercan, mientras Vox hace todo lo posible por mantener su identidad, dispuestos los de Santiago Abascal a no dificultar en el futuro un gobierno del PP o incluso apoyarlo, pero sin renunciar a presentarse en provincias donde no tiene posibilidad de obtener escaño, fórmula o petición del PP que no han aceptado en pasadas elecciones y que no parece que vayan a aceptar en el futuro.

La encuesta de GAD-3 para el diario “ABC”, publicada ayer, confirma a los líderes del PP en que el partido se está recuperando, superando al PSOE incluso: 121 diputados para los de Pablo Casado, 117 diputados para los de Pedro Sánchez. Vox sigue a la baja y Ciudadanos sigue por los suelos. Y Podemos sigue hundiéndose.

Sin embargo, en la ficha técnica de la encuesta de GAD-3 se especifica que se llevó a cabo entre el 6 y el 14 de julio. Es decir, una parte de los encuestados opinó antes de conocer los resultados del 12-J y otra parte votó después, conociendo los resultados. Y ya se sabe que, para algunos votantes, opinar a favor del “caballo ganador” influye o disipa dudas, porque la mayoría quiere que su voto sea útil, si es posible entrando en el poder, y los datos de Núñez Feijóo pueden haber influido en algunos encuestados, aunque también los malos resultados de PP-Cs en el País Vasco.

GAD-3 no vio venir en sus encuestas en Galicia la dimensión del auge del BNG, al que le otorgaba el tercer lugar, y ha ocupado holgadamente el segundo, con 5 diputados más de los que avanzaba GAD-3, superando a los socialistas. Pero ¿quién lo adivinó?

Pero hay otro detalle significativo de la “ficha técnica” de la encuesta de GAD-3 publicada ayer.  Ha hecho 2.300 entrevistas: 800 en Galicia, 800 en el País Vasco y 700 entrevistas a nivel nacional. Soy de letras, pero me parece que tendrían que haberse hecho más entrevistas a nivel nacional, para que Galicia y País Vasco no cuenten más que el resto de España. Algunos más se han extrañado.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?