Opinión

Thrillerdiarios

Plató del telediario de TVE.
photo_camera Plató del telediario de TVE.

Los informativos televisivos se han convertido en programas de sucesos. Cuando escasean crímenes locales, se cuentan los de otros lugares, especialmente los de Estados Unidos. Los telediarios son hoy el semanario “El Caso” en versión audiovisual, unos thrillers en sesión de mañana y tarde que han acabado por arrinconar a los espacios dedicados a estos acontecimientos truculentos, que han dejado de emitirse.

Todo esto coincide con los datos de la Oficina Europea de Estadística confirmando a España como uno de los países más seguros de la Unión, con las menores tasas de delincuencia y el índice más bajo de homicidios. Estas cifras no logran, sin embargo, eclipsar la omnipresencia de la criminalidad en las noticias, un enigma propio de novela negra.

Lo primero que cabría preguntarse es si no existen asuntos que puedan desplazar a toda esa casquería. Nada permite asegurarlo, especialmente en una época de tantísima convulsión en infinidad de terrenos, con unos cambios en ciernes que amenazan con transformar el mundo que conocemos. Que a las mismas puertas de esos inminentes desafíos limitemos las pantallas a episodios violentos o a fechorías de distinto calibre, es desde luego para hacérselo mirar.

Luego está esa inercia facilona y amarillista de dejarse llevar por la realidad, sin darle el oportuno contexto del serio periodismo tradicional. Estos incidentes de relevancia penal, por ejemplo, siempre han existido, pero nunca como hasta ahora habían monopolizado los informativos y dejado de ponerse en relación con el entorno en el que se producen, generando la percepción de una nación insegura que no lo es para los registros oficiales, en un indudable espejismo que suele esconder, además, espurios intereses políticos.

Lo que consiguen estos noticiarios sanguinolentos es la insensibilidad ciudadana ante sus titulares, como consecuencia de su repetición hasta la náusea, al mediodía y a la noche. Y, también, la orfandad de multitud de televidentes a esas horas, que vagan como almas en pena por la parrilla en búsqueda de alternativas deportivas o documentales que les liberen del suplicio diario de los facinerosos haciendo de las suyas en prime time.

Nos merecemos, desde luego, unos informativos que estén al nivel de los momentos apasionantes que nos toca vivir, y nunca de ese sensacionalismo barato que se extiende y no deja sitio a más actualidad que la policial. Precisamos de análisis sensatos sobre lo que pasa, de noticias contrastadas que huyan del impacto llamativo o persigan la verdad de las cosas. Y eso, a pesar de contar con innumerables canales en el mando a distancia, cada vez se encuentra con mayor dificultad.

A este paso, me temo que la siesta va a ser la opción que triunfe en el share de las tres de la tarde.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes