Opinión

Elecciones legislativas en Estados Unidos: los republicanos no se hundieron

Donald Trump valora los resultados de las elecciones.
photo_camera Donald Trump valora los resultados de las elecciones.

En mi tercer libro sobre Donald Trump, “Trump, el año del ecuador: trueno y complacencia” anticipo el resultado de las elecciones legislativas a Cámara de Representantes, Senado y Gobernadores: En la primera ganan los demócratas por estrecho margen; en el Senado, los republicanos amplían su mayoría y ganan más gobernadores. La intervención de Trump en campaña impidió una debacle electoral para los conservadores

El martes 6 de noviembre de 2018 se celebraron elecciones legislativas en Estados Unidos. Se renovaron la Cámara de Representantes, el Senado y los gobernadores. La incertidumbre sobre el resultado era muy alta: en 2016, las encuestas anticiparon una victoria de Hillary Clinton y, sin embargo, Donald Trump fue elegido presidente, como anticipé el mismo día de las elecciones presidenciales en mi libro: “Hillary versus Trump: el duelo del siglo” (Tribuna del siglo XXI, Eunsa, IESE), en contra del resto de los pronósticos. A ese libro siguió un profundo análisis de Trump como presidente en su primer año, “Trump, año uno” (Estudios Económicos y Políticos Internacionales).

En mi tercer libro sobre Donald Trump -“Trump, el año del ecuador: trueno y complacencia”-, abordo el segundo y más importante año de la presidencia de Donald Trump. El presidente ha dedicado 2018 a dos temáticas: la economía, por un lado y la política nacional e internacional, por otro, que, para él, son lo mismo.

Sociólogos e historiadores de ambos espectros del ámbito político -conservadores y progresistas- están de acuerdo en una cosa de muy fuertes repercusiones: si la economía no creciera al 3 por ciento en PIB (4,1 en el último trimestre, en lo que se va convirtiendo en una tendencia al alza) y el desempleo no fuera inexistente (3,7 por ciento, el nivel más bajo en 50 años, desde 1969), habría Guerra Civil en Estados Unidos. En conversaciones con el gran sociólogo norteamericano Darrell Bricker (presidente de Ipsos Public Affairs, empresa de la que fui director general en España y Portugal ocho años) afirmo en el libro que“las heridas de la guerra civil no están ni curadas ni cerradas”. Jamás, desde los tiempos de Jim Crow (la segregación racial hasta 1965, por ley), el enfrentamiento entre afroamericanos y blancos había sido tan fuerte como ahora. Los acontecimientos de Charlottseville, en que un blanco supremacista de extrema derecha atropelló docenas de manifestantes progresistas, es solo una gota de sangre en un mar de armas y muertes: tan solo en Chicago (gobiernan los demócratas) han muerto este año 4.000 personas, asesinadas por ataques con armas. Habitualmente, entre blancos y negros. Trump defiende el derecho a llevar armas (Segunda Enmienda de la Constitución), porque sus votantes lo quieren y porque es el negocio más lucrativo de América.

La economía va bien para afro americanos y latinos: las tasas de ocupación de ambos segmentos poblacionales son las más altas en un siglo. Trump habla de la creación de cinco millones de empleos nuevos en dos años (INE americano). Muchos son de calidad (ingenieros, informáticos, médicos, enfermeras, etc) y en el sector Servicios y en el TIC-Digital: Estados Unidos es el único país del mundo que, desde agosto de 2013, incluyó la innovación, las TIC y la transformación digital como componente del PIB. El cambio a mejor económicamente, empezó con Obama y con Trump se ha acelerado: gracias a la digitalización, la pyme americana aumenta la productividad hasta en un 22 por ciento y la competitividad un 33 por ciento. La creación de empleo es fuerte y de calidad: en octubre de 2018 se generaron 250.000 nuevos empleos y los salarios aumentaron un 3 por ciento, por vez primera en diez años.

Los Índices de Confianza y Sentimiento Económico -Universidad de Míchigan, Gallup, Advice Strategic Consultants, etc) son positivos. Muchas empresas tienen dificultades para contratar, bien en la banda alta (los mejor pagados con los mejores empleos) y en la baja, por falta de trabajadores cualificados. La ausencia de una reforma pactada sobre la inmigración complica las cosas, porque los que consiguen pasar la frontera con México son pocos y generan un efecto adverso en la población blanca, 72 por ciento del electorado. Pero o aumenta la tasa de natalidad o habrá de ser la inmigración legal la que mantenga el crecimiento económico.

Los mercados de valores han vivido en los dos últimos años máximos históricos en todos sus índices: SP-500, Nasdaq, DJIA, etc. Tan solo muy recientemente, ha habido una corrección a la baja en empresas tecnológicas cuyo valor de mercado supera el billón de dólares americano: Apple, Google, Amazon, Microsoft y Facebook.

La construcción y la vivienda vuelven a crecer, junto al precio de la venta y del alquiler. El índice de referencia del precio de la vivienda SP-Case-Schiller, ha medido mensualmente en los últimos 24 meses la evolución de los precios de compraventa de vivienda y, en estos dos años, se han revalorizado, de media, un 20 por ciento.

El sector Servicios (70 por ciento del PIB como componente), el sector TIC-Digital (70 por ciento del PIB como sector de actividad), el Consumo Interno (70 por ciento del PIB como tirón de la demanda interna); ambos tres, contribuyen al fuerte crecimiento económico de Estados Unidos, en un momento en que China y Rusia están en recesión, Japón tiene un crecimiento muy moderado y la Unión Europea crece al 0,2 por ciento versus el 4,1 por ciento de Estados Unidos.

Estos logros y la renuncia teórica a la globalización que, en el caso de Trump supone sustituir los acuerdos de libre comercio del pasado por otros nuevos más favorables a Estados Unidos (TTP en Asia, TTIP en Europa, NAFTA en América), le granjean al presidente el favor de sus votantes y los 95 millones de seguidores que Trump tiene en redes sociales.

En el libro se repasan y analizan en detalle todos los acontecimientos relevantes sucedidos en América en el último año, muchos de los cuales han dividido al país y dado argumentos a los demócratas para retomar el control de la Cámara de Representantes: la decisión de trasladar la embajada norteamericana de Tel-Aviv a Jerusalén, la lucha comercial con China, las sanciones comerciales a la Unión Europea. La espada de doble filo en las relaciones con Rusia: por un lado, la “trama rusa” que investiga el fiscal especial Robert Mueller para demostrar que Putin ayudó a Trump a ganar las elecciones de 2016, por otro la rivalidad con Rusia; la desregulación financiera que beneficia a Wall Street, pero deja desamparados a los clientes (personas, familias, autónomos, pymes); la fuerte bajada de impuestos, transversal a todos los americanos, por lo que los demócratas no han podido criticarla suficientemente porque muchos de sus votantes tienen ahora más dinero en su bolsillo gracias a la rebaja tributaria; el acuerdo de desnuclearización con Corea del Norte; la continua venta de armas a Arabia Saudí para contrarrestar el poder en Oriente Medio de Irán, donde de por medio hay dos componentes económicos de inimaginable magnitud: el petróleo (en torno a 80 dólares el barril) y las armas. En cada caso hablamos de un trillón de dólares, en producción y venta de petróleo y armas, respectivamente.

Los demócratas están divididos entre su vieja guardia (Hillary Clinton, Nancy Pelosy, Harry Reid, Joe Biden, etc) y la nueva que capitanea Bernie Sanders, primer congresista americano que se declara abiertamente socialista y que, de haberlo dicho durante la guerra fría hubiera tenido serios problemas con la justicia.

La bonanza económica, las tensiones raciales y sociales, la inmigración, la Sanidad, las relaciones internacionales, la política comercial, etc son analizados en el libro, en librerías desde el mismo día en que se celebraron las elecciones: el 6 de noviembre de 2018.

Sobre el autor

Jorge Díaz Cardiel es Socio Director General de Advice Strategic Consultants desde 2010, donde presta servicios de consultoría basada en datos para conseguir el éxito empresarial. Trabaja para Grandes Empresas de todos los sectores (Telecomunicaciones, Turismo, Banca, Alimentación, TIC e Internet, Distribución y Alimentación, Infraestructuras y Gestión de Infraestructuras, etc). Con 32 años de experiencia profesional en multinacionales anglosajonas, Díaz Cardiel ha sido director general de Ipsos Public Affairs, Intel Corporation, Porter Novelli International y Brodeur Worldwide. Fue director de Investor Relations en Shandwick Consultants London. Previamente, trabajó como economista para Actualidad Económica y Europa Press. Es autor del Estudio Advice de Éxito Empresarial.

En los últimos 14 años también es consultor político en economía y relaciones internacionales, para gobiernos. Ha publicado más de 20.000 artículos (1984-2018) y entrevistas en prensa, radio, TV e Internet y una veintena de libros, entre otros: Éxito con o sin crisis; Recuperación Económica y grandes empresas; La Victoria de América: crónica de la recuperación económica; Empresas y empresarios españoles más exitosos; Innovación y éxito empresarial; Digitalización y éxito empresarial; Obama y el liderazgo pragmático; La reinvención de Obama; El legado de Obama; Hillary versus Trump, el duelo del siglo; Trump, año uno, Digitalización, productividad y competitividad: Empresas más exitosas gracias a la transformación digital.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo