Opinión

Inteligencia Artificial aplicada al servicio de las personas

Las promesas de la Inteligencia Artificial o IA (la tecnología de moda, hoy, junto a Big Data e Internet de las Cosas o Conectividad 5G) van más allá de los desafíos de Silicon Valley y Wall Street. En España no tenemos Silicon Valley, pero sí un IBEX-35 donde Fundación Bancaria La Caixa y CaixaBank, Telefónica y Telefónica Business Solutions, Cellnex Telecom, los grandes bancos y compañías de retail como Inditex y grandes empresas sistémicas no cotizadas como El Corte Inglés, se están transformando digitalmente utilizando esas tecnologías. La única empresa europea que -al igual que las norteamericanas de Silicon Valley- desarrolla, utiliza y ofrece comercialmente IA, Big Data, Conectividad 5G e Internet de las Cosas es Telefónica, en el proceso de mutación empujado por José María Álvarez-Pallete de ser Telco Digital a convertirse en “Compañía de Tecnologías de la Información”, según afirmó el presidente de Telefónica en su discurso de apertura del #MWC19 en Barcelona el pasado 25 de febrero.

Las tecnologías emergentes como el aprendizaje profundo (“Deep Learning”) y las interfaces de conversación nos permiten hacer mucho más que impulsar los clics publicitarios, agilizar las ventas e impulsar las ganancias corporativas. En todo el mundo, los empresarios y ejecutivos aprovechan los datos combinados con el aprendizaje automático (“Machine Learning”) para combatir la injusticia social y la delincuencia, abordar las crisis sanitarias y humanitarias, resolver los problemas acuciantes de pueblos y ciudades y mejorar drásticamente la calidad de vida de todos.

Cuando menos, esa es la intención, cuando hay buenas intenciones. Es obvio que hay otras aplicaciones de la Inteligencia Artificial y las tecnologías asociadas antes mencionadas cuyas finalidades pudieren ser no tan loables o, incluso, suscitar problemas éxitos y morales.

Si nos centramos en lo positivo…:

Microfinanzas

Cuando Sahil Singla se unió a FarmGuide, una empresa de impacto social, se sorprendió al descubrir que miles de agricultores rurales en la India se suicidan cada año. Cuando las cosechas fracasan, los agricultores desesperados se ven obligados a pedir prestado a los tiburones de préstamos de microfinanzas a tasas agobiantes. Incapaces de pagar estos préstamos predatorios, las víctimas se suicidan a menudo con métodos espeluznantes como tragar pesticidas, para escapar de las represalias de sus tenedores de deudas. El Papa Francisco ha clamado contra estas prácticas tan habituales en el Tercer Mundo. Cuando Isidre Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa y expresidente de CaixaBank y de Naturgy, descubrió este dato, tomó varias decisiones: dentro del banco, creó “MicroBank” que promueve la inclusión financiera, en palabras de Isidre Fainé, de los colectivos más desfavorecidos. Y, desde la Obra Social de la Fundación Bancaria La Caixa puso en marcha cientos de programas de ayuda social que paliaran esos problemas. Y, como obras son amores y no buenas razones, esas decisiones le “cuestan” a La Caixa, 540 millones de euros anuales.

Inteligencia Artificial Aplicada

Singla y sus empleados están abordando este problema con un aprendizaje profundo (“Deep Learning”), otra de las tecnologías de la Digitalización. El reciente crecimiento del poder computacional -la famosa Ley Moore del fundador de Intel por la que la potencia de los microprocesadores se multiplicaría por dos cada 18 meses está a punto de ser superada por la computación cuántica- y los conjuntos de datos estructurados ha permitido que los algoritmos de aprendizaje profundo logren una precisión superior al nivel humano en varias tareas de reconocimiento y clasificación. Los ordenadores ahora pueden reconocer objetos en imágenes y videos, transcribir voz a texto y traducir idiomas tan bien como los humanos.

Usando el aprendizaje profundo, FarmGuide analiza las imágenes de satélites para predecir los rendimientos de los cultivos para granjas individuales. En EEUU, los investigadores de la Universidad de Stanford han demostrado que los métodos basados en máquinas para el análisis del rendimiento de los cultivos, son comparativamente más precisos que los estudios físicos realizados por el ente público encargado de ello (USDA o Ministerio de Agricultura).

Con esta información, previamente inalcanzable, Singla y su equipo pueden construir mejores modelos actuariales para préstamos y seguros, lo que reduce el riesgo de que los tiburones prestamistas (loan sharks, en la jerga del sector) se aprovechen de los agricultores en riesgo de exclusión social, al proporcionarles tipos de interés más bajas y más justas para los préstamos, como hace MicroBank (CaixaBank) y la Obra Social de La Caixa en España.

Justicia social

En Monrovia, la capital de Liberia, un profesor perseguía a Sarafina, una niña de dieciocho años, quien se negaba a entregarle “las notas” a menos que tuviera relaciones sexuales con él. Esto planteaba muchos problemas: primero, la angustia que sentía la niña por el acoso; segundo la ansiedad al saber que, en Liberia, la sociedad siempre va a defender al hombre frente a la mujer, aunque ésta sea la víctima; tercero, el mal causado a la niña que no tenía calificaciones académicas con el consiguiente enfado de los padres; y “cuenta y sigue”, que dice el refrán. Avergonzada, la niña mantuvo el tema oculto de todos, incluso sus padres, hasta que un día su padre escuchó una llamada telefónica de acoso que el profesor hizo a la niña en su propia casa. El padre se enfrentó al profesor y consiguió con éxito la libreta de calificaciones de Sarafina, pero la niña fue reprendida y obligada a mudarse a otra escuela.

La experiencia de Sarafina no es única. En Liberia, los maestros disfrutan de un alto estatus social, mientras que los niños, especialmente las niñas, están capacitados culturalmente para no hablar. Si bien la historia de Sarafina suena extrema para los occidentales, su experiencia es dolorosamente común y ampliamente ignorada en muchos países en desarrollo.

La ONU tomó nota y generó el “Informe U de UNICEF”, un bot de información social que permite a los jóvenes en países en desarrollo reportar la injusticia social en sus comunidades a través de SMS y otras plataformas de mensajería. Un bot es un software o programa informático preparado para realizar tareas repetitivas a través de Internet como si de un humano se tratase, es decir, con cierta inteligencia…

"U-Report no trata solo de obtener respuestas a las preguntas, sino también de obtener respuestas", explica Chris Fabian, codirector de la Unidad de Innovación de UNICEF. "Recibimos respuestas en tiempo real para utilizar los datos al objeto de cambiar las políticas". Al usar una interfaz de lenguaje natural para captar información y realizar análisis estadísticos sobre los resultados agregados, el equipo aprovecha a más de 4.2 millones de usuarios en todo el mundo para identificar y abordar cuestiones sociales duras e importantes como la violencia contra los niños, la política de salud pública y el cambio climático. Hace pocos años este proceso se hubiera llevado a cabo estadísticamente con programas informáticos como Excel de Microsoft, pero hubiera habido al menos tres problemas: la información no hubiera llegado instantánea, en tiempo real; un ordenador normal, aún potente no tiene capacidad de “captar información y realizar análisis estadísticos sobre los resultados agregados” de millones de usuarios, cruzar datos y variables y obtener resultados en tiempo real para tomar decisiones. Una encuesta tradicional sería incluso muchísimo más lenta: el proceso actual con el bot, analiza millones de datos en cuestión de minutos (gracias a IA y Big Data), lo que permite intervenir rápidamente para solucionar problemas

U-Report encuestó a 13,000 usuarios en Liberia para preguntar si los maestros de sus escuelas estaban intercambiando “notas -calificaciones académicas- a cambio de relaciones…”. Un escalofriante 86 por ciento de los entrevistados dijo que sí. Eran menore de edad, niños y niñas.

Inteligencia Artificial Aplicada

Una semana después de obtenido y difundido el Informe de U-Report sobre la epidemia de "Sex 4 Grades" (como se denominó al escandaloso y aberrante comportamiento de los profesores de Liberia) las líneas telefónicas de todo el país fueron inundadas con informes de abuso infantil. La simple exposición de un tabú generalizado pero silenciado, inspiró a muchas más víctimas a hablar y pedir ayuda. La gran cantidad de casos provocó una respuesta del gobierno de Liberia y llevó a UNICEF y al Ministro de Educación de Liberia a colaborar en un plan para acabar con estas prácticas malignas.

En muchas partes del mundo, los ciudadanos no pueden utilizar las aplicaciones móviles con muchas funciones, sino con un uso intensivo de datos que muchos de nosotros disfrutamos debido a las limitaciones de ancho de banda y al acceso limitado a teléfonos con funciones actualizadas. Estar limitado a llamadas de voz y SMS significa que las tecnologías como el procesamiento de lenguaje natural (NLP), los sistemas de diálogo y los robots de conversación se vuelven de vital importancia para entregar valor:

Diagnostico medico

La Inteligencia Artificial puede simplificar y mejorar drásticamente la atención médica y nuestra salud y bienestar en general. Los avances en la visión por ordenador están revolucionando los campos de la patología y la radiología, que se basan en gran medida en ojos humanos entrenados para detectar anomalías. La patología es especialmente subjetiva, con estudios que muestran que dos patólogos que evalúan la misma diapositiva de tejido objeto de biopsia, solo coincidirán en, aproximadamente, el 60 por ciento de las ocasiones. Investigadores del Instituto de Investigaciones Metodistas de Houston en Texas anunciaron un sistema de IA para diagnosticar el cáncer de mama.

Promesas de la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial en la lucha contra el cáncer que utiliza técnicas de visión computarizada optimizadas para el reconocimiento de imágenes médicas, que interpretaron los registros de pacientes con una tasa de precisión del 99 por ciento.

En radiología, se realizan 12.1 millones de mamografías al año, tan solo en los Estados Unidos, pero la mitad produce resultados falsos positivos, lo que significa que una de cada dos mujeres sanas puede ser diagnosticada erróneamente con cáncer. En estas situaciones, los pacientes a menudo se someten a biopsias, un procedimiento invasivo que extrae tejido o líquido de un área sospechosa para su análisis. Al objeto de reducir la cantidad de intervenciones quirúrgicas innecesarias, los investigadores del MIT y la Escuela de Medicina de Harvard han desarrollado una herramienta de diagnóstico que utiliza el aprendizaje automático (Machine Learning) para identificar correctamente el 97 por ciento de los tumores malignos. Desde su implementación, la tecnología ha reducido el número de cirugías benignas en un 30 por ciento.

Las tecnologías de Inteligencia Artificial ya están salvando vidas y transformando las sociedades. Si se usa de manera inteligente, la inteligencia artificial puede usarse para enfrentarse a muchos de los mayores desafíos del mundo. Sin embargo, utilizada de manera imprudente, la IA puede amplificar involuntariamente muchos de los peores rasgos de la humanidad, que aquí, no hemos tratado.

Jorge Díaz-Cardiel. Socio director general deAdvice Strategic Consultants.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes