Opinión

Veinte fachas

Las imágenes del asalto a la librería Blanquerna, en Madrid, durante el acto de conmemoración de la Diada, protagonizado por un grupo de ultras, impresionan, y hasta asustan en un primer momento. Se trata, por supuesto, de un acto inadmisible, repudiable por todos los conceptos.

Sin embargo, a medida que van pasando las horas, el incidente empieza a quedar en dimensiones un poco menos alarmantes.

Primero porque, gracias a las imágenes de televisión que se tomaron durante el ataque, gran parte de los protagonistas han podido ser identificados, y en muy pocas horas la policía había detenido a seis de ellos, mientras que ayer por la tarde otros tantos se presentaron en comisaría antes de que fueran a buscarles a su casa.

Los policías especializados en controlar a la ultra derecha los tenían identificados prácticamente a todos, y desde hace tiempo.

Segundo, porque los asaltantes fueron veinte en total. Por lo visto, esos son todos los efectivos que pudieron lograr, que no parecen muchos.

Si con su ‘hazaña’ pretendían combatir el independentismo catalán y ganar adeptos para la causa de la unidad de España, han conseguido todo lo contrario en las dos direcciones.

Por un lado, a la vista de la invasión y de los comportamientos exhibidos, quienes teóricamente estarían con ellos, porque apuestan por una España unida, van a procurar alejarse todo lo posible de quienes adoptan semejantes actitudes, tal es el rechazo que provocan.

Muchos de ellos, por cierto, se habrán sentido heridos al escuchar corear la palabra “España” en boca de unos energúmenos. Mala defensa hacen de ese ideal.

Por el otro lado, los independentistas se sentirán reforzados en sus posiciones, a la vista de una agresión tan burda, y hasta creerán validada su posición ante la evidencia de una agresión ultra. Así lo van a vender, sin duda.

Así que no han podido equivocarse más.

[email protected]

Twitter: @JoseApezarena

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?