Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Alcohol y jóvenes: mezcla explosiva

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Al leer las estadísticas de la Policía Local de Málaga, de que tres cuartas partes de los controles de alcoholemia en los fines de semana, su resultado positivo corresponde a un 75% en jóvenes menores de 35 años, y que no sólo se ha producido un “aumento preocupante” -informa la Asociación Provincial de Autoescuelas- en el consumo del alcohol, “sino también de otro tipo de drogas”, que como todos sabemos tienen efectos más perniciosos que el alcohol.

Me ha venido a la memoria un programa de televisión que vi hace unos meses, quiero recordar que se llamaba “nuestros jóvenes han perdido el miedo a la noche, al alcohol, a la droga y a lo que venga después”.

La tertulia la componían tres jóvenes, un psicólogo, una persona rehabilitada, un padre y un educador.

Cuando les tocó hablar a los jóvenes coincidían en que estaban deseando que pasaran los días de lunes a jueves, para ir a la movida. Y, salían a divertirse y pasarlo bien, y, claro para “estar bien y aguantar” hay que tomar lo que sea. ¿Es que lo hacen los demás? ¿Y es que está de moda? ¡Si no lo haces, se ríen los otros de ti! Les estoy hablando de chicos de 12 a 16 años los que también se veían en reportajes que ponían.

En sus argumentos sólo se les notaba que viven la inmediatez, no ven más allá de sus narices. Optan por el carpe diem. Aprovecha el día, no confíes en mañana. No piensan en planes de futuro. Estas juergas suponen además un motivo de preocupación para los padres, incapaces de imponer a sus hijos un horario de ocio que preserve su salud física y psíquica.

Que está pasando en nuestra sociedad, cuando los primeros en adaptarles espacios para que se reúnan a divertirse de esta forma, son los mismos Ayuntamientos. Y además se quedan tranquilos, porque a su alrededor hay ambulancias, policías…lo que haga falta para intervenir en caso de emergencia.

Tal vez la solución que aporta nuestra juventud es ahogar el problema con el botellón, como diría Antonio Gala “lo que ignoro es si son culpables. Pero sí sé que no los más culpables”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··