Viernes 24/11/2017. Actualizado 11:50h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Al César, lo suyo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Zapatero contradijo a Jesucristo: "No es cierto que la verdad nos hace libres". Ahora, López Garrido lo suplanta. Recrimina al Cardenal Herranz: ¡"A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César»! Garrido ve la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio. Se olvida de que él y Zapatero tienen que ser, antes que nada, por sus cargos, servidores del Estado, "del Cesar". La Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: "Toda persona tiene derecho a la libertad de religión; a manifestar su religión individual y colectivamente, en público y en privado". El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, proclama el derecho de los padres a que sus hijos reciban la educación religiosa propia de sus convicciones. Ambos están suscritos por España. La Constitución de 1978, que prometieron cumplir, afirma: "Se garantiza la libertad religiosa y de culto"(Art. 16) y... "el derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones" (27.3). Zapatero y Garrido, servidores del Estado, tienen que dar "al Cesar", al Estado, lo que es del Cesar: deben cumplir sus compromisos internacionales y los adquiridos con sus ciudadanos. No obstante, con las últimas disposiciones legislativas están haciendo lo contrario.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·