Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Filantropía demencial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Está en todos los periódicos desde hace unos días: La solución “psicológica” –la otra solución, la de verdad, llegará sola- de la crisis de los de siempre que hay crisis es la congelación salarial de Políticos y Altos Cargos de todas las Administraciones e, implícitamente, del Círculo Sindical.

Congelación de salarios –se va a necesitar mucho hielo- propuesta por el Sr. Presidente del Gobierno que, como no podía ser de otra forma, es unánimemente aceptada y apoyada, cómo no, por las ideologías más relevantes, PSOE y PP, y por el sindicalismo perendengue de UGT y CCOO que, como todo el mundo sabe, está “secuestrado” desde que un ex Presidente, socialista para más señas, se sacó de la manga la formación no reglada “sine qua non” para financiar su canonjía.

En mi más modesta opinión, esta “machada” o, dicho más cabalmente, desvergüenza, merece que los ciudadanos realmente afectados por la crisis no nos callemos. Sobre todo porque es axiomático que nos toman por estúpidos (el que suscribe les devolverá el “cumplido” cuando haya elecciones) y eso, de verdad, es muy deplorable por su parte.

Decir que no se van a subir el sueldo los que ganan en torno a los 100.000 € de media al año (los únicos “trabajadores” que se ponen el sueldo que quieren) en un País donde la medía salarial de los demás trabajadores –que no pueden beber whisky mientras trabajan- apenas llega a los 20.000 € y decirlo Sres. Diputados y Eurodiputados que compatibilizan su sueldo con “la pensión” de ex Ministro o ex Alto Cargo que está entre 5.000 y 6.200 €/mes (¡que no dirían estos si a un obrero le siguieran pagando el paro después de encontrar trabajo!) no sólo es de una auténtica filantropía demencial, sino que supone, además, una degeneración democrática, porque la mayoría de los “filántropos ocasionales” llevan años y años sin respetar el IPC (manipulado, con seguridad y  para más inri) que les exigen al resto de trabajadores  y subiéndose en cada ocasión que se les antoja o la coyuntura lo requiere el 20%. Para colmo, gozan de un sinfín de privilegios y, lo peor y más ruinoso, son muchos más de los necesarios.

Es, se mire como se mire, muy difícil digerir su más que dudoso predicamento. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·