Lunes 23/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Ley sin demanda social

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No es cierto que existiera una demanda social en torno a la legalización del aborto libre. Lo que sí es cierto es que el Gobierno central ha ninguneado al pueblo soberano, que es quien sostiene el pulso de la nación. ZP ha hecho oídos sordos al clamor popular manifestado en la calle y ha ignorado a un buen elenco de profesionales que son contrarios a matar indiscriminadamente. Así las cosas, lo cierto es que subrepticiamente existen intereses larvados nocivos y lesivos que menoscaban la dignidad humana en detrimento de las personas, sobre todo de los que no se les permite tener opinión porque no se les permite nacer. Creo que estamos tensando demasiado la cuerda, y una sociedad tensa es una sociedad abocada al declive y a su autodestrucción.

 Por tanto la esperanza se cifra en ayudar a las madres a tener a sus hijos, máxime si son jóvenes o adolescentes, contando siempre con el apoyo de los padres biológicos que en demasiadas ocasiones se les obvia. Asimismo una educación basada en el amor, la responsabilidad y la convivencia familiar y no en el sexo genital también evitaría de modo natural embarazos no deseados. Sin embargo, esta ley que será de aplicación en breve tiempo, si que aportará un lucro desmedido a aquellas clínicas abortivas huérfanas de escrúpulos para deshonra de la razón humana contraria al recto proceder social que es el que debería servir para edificar una estructura social sólida y bien forjada.

 No entiendo cómo Zapatero pudo decir en la ONU en relación a la pena de muerte que "nadie puede privar la vida de otro ser humano", cuando en su propio país se estaba aprobando la ley mortífera del aborto. En fin, no sé en qué está pensando la clase política que aboga por el aborto libre, pero desde luego no se dan cuenta de que está en juego la vida y no algo etéreo con lo que se puede optar, pues la vida es un bien jurídico fundamental a proteger y no un objeto de tráfico mercantil. Por tanto señorías, congresistas y senadores, piensen que ustedes existen porque han tenido una madre que les ha dado la vida, y por ello miren hasta donde han llegado. Den la oportunidad a los demás. No lo olviden.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·