Miércoles 17/01/2018. Actualizado 17:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Pereztroika

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En política, término de nueva cuña (sin esterilizar) y que define el proceso de reestructuración económica española iniciado por el Gran Hacedor Rodríguez en el año 2004. Inicialmente fue conocido como Estado de Bienestar (se admite también Malestar, visto lo visto) y adquirió su actual nombre cuando A. Pérez asumió el gobierno in pectore, motivado por la huelga neuronal del presidente in iure.

Estamos ante una palabra compuesta por el apellido del que en todos los lados está, todo lo sabe, de todo se entera y todo lo manipula, y el vocablo troika, que agrupa al Fondo Monetario Internacional, al Banco Central Europeo y a la Unión europea, que son, en definitiva, los que mandan ya que manejan los duros.

La Pereztroika tiene como objetivo reformar y preservar el sistema socialista de destrucción, garantizando el caos como resultado. Al frente se encuentra un político que ha chupado ad aeterno y que rechaza su destete, rodeado de doctas y privilegiadas mentes, expertos profesionales del trepping. Sigue las directrices que emanan como detritus del FMI, la UE y el BCE encaminadas a experimentar con la economía de los estados hasta que éstos se desintegran o desaparecen, como las cucarachas.

A día de hoy pretende perpetuarse y aniquilar España, y cuenta para ello con el respaldo de seis millones de incondicionales kamikazes al servicio del Emperador Alfredhito, líder carismático al que acompañarán hasta la muerte (la suya y la de todos).

En Zoología, movimiento animal que se come a la marabunta.

En Medicina, quiste maligno. Inextirpable.

En Astronomía, galaxia para líderes interplanetarios.

En Religión, anillo del infierno que omitió Dante en la Divina comedia.

En Filosofía, la negación de la negación de la negación de la negación de la…

En definitiva, un desastre.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··