Lunes 23/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Recortes que no lo son

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A mi modo de ver, hay recortes que no empeorarían la calidad de la Educación, sino todo lo contrario. Así, por ejemplo, si los alumnos de bachillerato que, injustificadamente, faltan a clase con cierta frecuencia o tienen un comportamiento inadecuado pagasen el costo de su educación, la disciplina en los centros mejoraría considerablemente, lo que supondría un gran ahorro económico (menos roturas, mucho mayor rendimiento académico de ellos y del resto de los alumnos, viabilidad de una mayor ratio, etc.). Y los más beneficiados con esta medida serían, sin lugar a dudas, los alumnos mencionados, que tendrían que definirse entre tomarse la enseñanza en serio o ponerse a trabajar, lo que contribuiría a que se acabase con las que se podrían denominar “escuelas o aulas de vagos” (sería muy esclarecedor que se publicase el número de faltas anuales en institutos y colegios concertados). Ya sé que lo de encontrar trabajo no es fácil, pero llama la atención que, desde hace años, sea frecuente ver a muchos jóvenes inmigrantes (chinos, rumanos o sudamericanos) trabajar en bares, restaurantes, tiendas, hospitales, etc. mientras que, al mismo tiempo, veamos a bastantes de nuestros jóvenes matar el tiempo. Y es que no es de extrañar que un empresario, a la hora de contratar a un empleado se incline por jóvenes respetuosos y disciplinados, no por aquellos que están enseñados a no respetar a padres ni a profesores. Cada uno es libre de llevar tatuajes, piercings, pantalones caídos, o hablar como se dice que lo hacían los carreteros, pero el empresario también debe ser libre para contratar a jóvenes que ofrezcan otra imagen de cara a los clientes. Y de esta situación no tienen la culpa los alumnos, sino los políticos que han elaborado o apoyado ciertas leyes, que no cito porque todo el que quiere sabe cuáles son. Y lo dicho anteriormente sobre los jóvenes de bachillerato también se debería aplicar, con mucha más razón, a los universitarios.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·