Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Sombras de la EXPO

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Último fin de semana de la Expo Zaragoza. Dos personas llegamos con unas entradas compradas en Viajes Marsans. Ante nuestra sorpresa, no podemos pasar por los tornos de entrada. En realidad, nos habían entregado solamente entradas para el telecabina de acceso al recinto. Pese a que, gracias a un par de llamadas, el encargado de la puerta habla con un responsable de la agencia y queda claro el error informático que ha originado el problema, no podemos pasar. Burocracia en estado puro. ¿La solución? Esperar una cola de dos horas para comprar otra entrada. Acabamos siendo advertidos por dos policías: nos van a multar por “desobediencia”. Al parecer, dan muy mala imagen dos personas quejándose en la puerta. Otra pareja está en nuestra misma situación. Según el encargado, estos problemas con las entradas de las agencias han sido habituales durante la exposición. “Pero 50 casos entre 1000”. Uno de cada 20. 5 por ciento. No está nada mal.

¿Y qué han hecho Expo Zaragoza y las agencias oficiales durante los tres meses que ha durado el certamen, para solucionar esos errores en la venta o problemas informáticos que llevan produciéndose desde el principio? Absolutamente nada. Ni para solucionarlos ni para avisar con anticipación a los posibles afectados. Para colmo, al volver a Madrid, nos encontramos con que la agencia Marsans tiene la desfachatez de no querer devolvernos todo el dinero pagado. Según ellos, no tienen por qué reintegrar lo correspondiente al telecabina y los gastos de gestión. Como si hubiéramos conducido cuatro horas solo para dar un paseo en ese aparato. “Éxito incontestable”, “espectáculo maravilloso”, “un antes y un después”… estas y otras alabanzas han dedicado los políticos estos días a la muestra. Pero como siempre, no es oro todo lo que reluce.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·