Martes 23/01/2018. Actualizado 01:11h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Suicidio asistido contra la crisis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ya conocemos la medida "estrella" que proponen los socialistas ante la crisis económica. El Psoe ha descubierto el método más efectivo para combatir la ruina que se avecina a marchas forzadas a muchas familias españolas. Se trata del suicidio asistido. Este consiste en proporcionar de forma intencional y con conocimiento, a una persona, los medios o procedimientos necesarios para suicidarse, sin que necesariamente este padezca enfermedad terminal alguna. Es decir, enseñar a suicidarse si las cosas van mal. Y es que el "progreso", según los socialistas, no consiste en que los pacientes accedan a una tecnología que les permite vivir más y mejor. No.

El suicidio asistido es la "solución" de los personas económicamente asfixiados por la hipoteca o los embargos, desempleados sin un trabajo digno, jóvenes mayores de edad que no encuentran vivienda acorde a su bolsillo, vagabundos e indigentes, inmigrantes, dependientes sin pensión, enfermos no terminales o mentales que producen excesivo gasto a la sanidad pública, etc. Es decir es parte una estrategia que el PSOE pone en marcha para evitar que la izquierda extrema se movilice contra los efectos de la crisis económica, contra el paro creciente que afecta a los trabajadores y contra la nueva política de inmigración, que ha pasado del «papeles para todos» a culpar a los inmigrantes.

El uso del suicidio asistido desde un punto de vista macroeconómico podrían abaratar drásticamente los gastos sociales sin necesidad de recortarlos abiertamente. Y no menos importante, o quizás más aun, la desaparición física de aquellos elementos que enturbien la "gran gestión" de un "gobierno progresista" en plena crisis económica agudizada por la inoperancia, el despilfarro y la corruptela.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··