Lunes 20/11/2017. Actualizado 08:58h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Verdades de Boadella

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuando Albert Boadella, con su grupo "Els Joglars" en los años ochenta, hizo crítica satírica con la figura que estaba gobernando la Generalidad, por su avidez del dinero: estaba declarando proféticamente, con su comicidad, algo de los personajes, de los rectores del régimen de nacionalistos, instalados en la administración. La impasibilidad de gobiernos centrales, desde el PSOE, de Gonzalez, al PP, de Rajoy: por propiciarles su impunidad de por el manos libres, a cambio de sus votos de apoyo en el Congreso.

Consecuencia de todo es, deterioro político, institucional, económico, con debilidad estructural sistémica, que produce hundimiento del edificio, por efecto de la corrosión de la corrupción. Ahora, ha de ser la ciudadanía, los costaleros: los que han de soportar los costes por latrocinios cometidos, por incumpliniento de leyes, e impunidad, con la práctica de la Ley del Embudo, por la Justicia: por hacer miramientos, proporcionalidad, o ejemplaridad: según sea la Pantoja, o los políticos corruptos, que otorgan con sus votos el poder, en el Congreso.

Así, son los ciudadanos, la base del pueblo, los que han de soportar ese deterioro económico, y en derechos, que la Constitución recoge: a sacrificar, precisamente, por los partidos responsables de corrupciones, que siguen planes mediáticos, por hacer ese enjuague en la ciudadanía, por su provecho. Es simplemente, una mutación, una deriva, consecuencia, de la impunidad sistémica inicial, por incumplimiento e indefensión de la Constitución: porque no supieron, ni quisieron, en su tiempo, proceder por defensa de cosas pequeñas, como la educación, o multas a comerciantes, porque fuera vehicular también la lengua, que es oficial en todo el estado. Los ciudadanos, tenemos deuda de gratitud, con estos artistas, como Boadella, y otros, por llevar a la escena, sátiras proféticas, de gobernantes: por advertimiento, percatación, de lo que está aflorando ahora.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·