Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Lo bueno de ser católico

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En esa reunión de familia de Valencia no se habló de política de partidos; se habló, lógicamente de lo que alegra y preocupa a una familia cristiana y a una familia normal y sencilla

Como tantos otros que estuvimos en Valencia, más de un millón y medio de personas de toda condición social, cultural y de todo tipo de edades, pudimos disfrutar de la compañía de nuestro padre común, del abuelo de la humanidad, del papa Benedicto. Y en esa reunión de familia no se habló de política de partidos; se habló, lógicamente de lo que alegra y preocupa a una familia cristiana y a una familia normal y sencilla.   Hablamos de los hijos, de su educación en libertad y en la entrega generosa de su vida a grandes ideales; hablamos del amor de los esposos, y de su vocación a la permancia, hasta llegar a ser uno del otro el báculo de su vejez. Por eso también hablamos de los abuelos, testigos de la historia, libros vivientes y necesitados de nuestro cariño. Y hablamos de nuestro padre Dios, de su designio amoroso para todos los hombres.   También se habló de la visión del hombre como ser en relación, como necesitado de los demás y como criatura de Dios.   En contraposición estuvo otra visión del hombre: la del hombre autosuficiente, egoísta, que se hace y se vale por sí mismo. Pero no se insistió en lo negativo, se insistió en el Amor. Deus Charitas est, y sus hijos son personas que saben amar y aman la libertad como el don más preciado de Dios. Y esa libertad está abierta al compromiso: con la mujer, con los hijos, con los abuelos, con los familiares y amigos, con la sociedad, con la propia naturaleza.   De todas estas cosas se habló en un ambiente festivo y familiar. ¿De eso tiene miedo Pepiño Blanco, Zapatero, Carod, y todos sus amigos de la izquierda marxista? Será porque tienen miedo a la libertad y no soportan ver un ejemplo como en que se dio en Valencia: sin necesidad de consignas, se comprobó una vez más "cómo se aman los cristianos".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·