Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La otra crisis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La dignidad del ser humano se fundamenta y expresa con su consideración como algo que tiene un valor absoluto, que es un fin en sí mismo y no un medio que esté en función de otros seres. No parecen entenderlo así las clínicas de reproducción asistida que ofrecen hijos a la carta, ni los matrimonios que hacen uso de ellas.

Tampoco las madres que, independientemente de su estado de gestación, pueden decidir con su sola voluntad sí el ser que llevan dentro, - que no es parte de su cuerpo como lo demuestra su distinta configuración genética-, ha de llegar a nacer o no. Ni los legisladores que otorgan a las parejas homosexuales el derecho de adopción, olvidando que sobre los menores, ni los homosexuales, ni los heterosexuales, ni los mismos padres, tienen derecho alguno, sino sólo obligaciones.

Una sociedad que ve a los hijos como medios para satisfacer necesidades, deseos o caprichos de los padres o de otras personas, es una sociedad enferma, una sociedad en crisis. Una crisis de valores mucho peor que la crisis económica que padecemos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··