Viernes 20/10/2017. Actualizado 07:31h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La enorme fuerza de la flexibilidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Imaginemos que sobre un cartón hacemos un edificio alto, con piezas de madera (lego).

Simulando un seísmo, estiramos el cartón para adelante y atrás, para la derecha e izquierda, y de abajo arriba, verticalmente. Los primeros movimientos sontransversales, y los de abajo arriba, longitudinales, o verticales.

Los longitudinales, de arriba abajo, no afectan demasiado la integridad del edificio, pues las piezas de madera aguantan bien la compresión, como hace el cemento de cualquier edificio.

No ocurre así con los zig-zags de lado, los "transversales", pues, por inercia del propio edificio, se inclina y dobla de un lado y del otro, hasta colapsar; se tuerce y deforma con tracciones (estiramientos) que no soporta el cemento, ni los hormigones, de los que pueda estar construido. El hormigón es malo a la tracción.

Son pues los movimientos transversales, principalmente, los que derrumban los edificios en un seísmo fuerte, como los recientes de Italia.

Si los edificios se construyesen sobre gruesas láminas de goma muy elástica, tendrían mejor integridad al ser sacudidos, pues la goma, a modo de un gran "silentblock", absorbería las fuerzas y movimientos mejor, incluso, que lo hiciera una roca rígida erróneamente elegida para construir en zonas de grandes terremotos.

 

Dedicado a los ayatolás de la intransigencia.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·