Jueves 22/02/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

¿El más listo, o el más inteligente?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A efectos políticos, estamos viviendo una etapa en la que si se mira lo que está sucediendo con desapasionamiento, podríamos concluir de que todos los días asistimos en vivo y en directo a unas clases interesantísimas, no de cómo es la política, sino de cómo se hace de verdad política.

Se viene tomando a una persona, sobre cuyas espaldas recae la gobernación de una nación, nada fácil de gobernar; como alguien que es perezoso, que no trabaja, que deja que las cosas se arreglen por sí solas, que está acabado, que es un inútil…. Y así podríamos llegar hasta el infinito de lo que le han dicho en estos años y le han llamado, en público y en privado. Y no solamente sus adversarios políticos, sino aquellos que por mentalidad, posición y creencias, e incluso correligionarios, debían estar a su lado. Le han dado por la izquierda, por el centro y por la derecha. Sin comprender que gobernar a gusto de todos, y contentar a todos es muy difícil, por no decir imposible.

Y todo por qué; pues principalmente porque no hacía, ni hace, las cosas como cada uno de nosotros queremos que las haga. Y además se le llega a acusar de manipulable y de manipulador; ¡todo a la vez! Cuando estábamos con la economía hecha unos zorros: leña al mono. Si toma unas medidas malo, si otras también. Menos mal que sin hacer caso a unos o a otros, aunque si escuchando todo y a todos, ha actuado como él creía que debía actuar en el mejor beneficio de la nación que gobierna. La economía la ha resuelto y esta encarrilada. ¡Y todavía no se le agradece como se merece! ¿Qué ha habido que apretarse el cinturón? ¿Que todavía tenemos que ser un poco austeros? Cuesta menos destruir, que construir o crear. Y muchos hay que están por reparar su opinión errónea.

Y ahora en una situación de golpe de estado, casi continuo, ¿quién defiende la nación?

¿Los medios de comunicación? Estos no hacen más que dar publicidad un día sí y otro también, a quien, por tener un régimen de libertades como no hay otro en el mundo, se está burlando de todos los españoles y de España, siendo un prófugo de la justicia. No hay mayor desprecio que no hacer aprecio, dice un refrán muy sensato. A los españoles de esa persona, solo nos interesa su detención y ponerlo a disposición de la justicia. ¡Qué bueno sería un apagón informativo de mutuo propio, sobre el susodicho personaje! ¿Los políticos de distinto color, e incluso los que se dicen constitucionalistas? Hoy dicen que lo apoyan, y mañana con hechos, y no palabras, dicen lo contrario y funcionan partidistamente.

Bien, pues ese gobernante al que se supone con muy pocas luces y que no actúa cuando debiera unas veces y, otras, cuando actúa lo hace irreflexivamente: nos acaba de dar una nueva lección de política. Si hubiera actuado como siguen diciendo muchas voces, en Agosto o en Septiembre el año pasado, ¿Qué habría sucedido? Pues no solamente se le habría puesto de “vuelta y media”; sino que el resultado habría sido similar al sucedido con el Sr. Más y compañía. Una multa, inhabilitación minoritaria, y aquí paz y después gloria; siguiendo con el problema agravado. Y sin contar con el respaldo de una mayoría cualificada en el Congreso. Había que dejar que metieran los independentistas totalmente la cabeza en la soga y proceder después.

¿Y en la situación de éstos últimos días? Si no hace nada y se produce la investidura, se le habría pedido la dimisión a gritos incluso por aquellos que dicen apoyarlo, esto claramente es con la boca pequeña, ya se ha visto en sus “medidas declaraciones”. Y si hacía algo, por ejemplo apoyándose únicamente en el 155 vigente, algo perfectamente posible, no olvidemos que están en vigor dichas medidas, el resultado habría sido igual.

Solución: instar un recurso contra la resolución del Presidente de la Cámara catalana de proponer a un prófugo de la Justicia como presidente de la autonomía. Y que resuelvan tanto el Consejo de Estado, como el Tribunal Constitucional, si puede ser investido el tal prófugo de la Justicia. Cuál ha sido el resultado: para ser investido tiene que presentarse antes y ponerse a disposición de la Justicia. ¡Asunto resuelto! ¡Magistral! ¡Todos descolocados! ¡Independentistas, tertulianos, sabiondos, oposición, el prófugo, aquel que ya se cree que va a ganar las próximas elecciones…!

Ahora está suspendida la investidura; más Cataluña está siendo gobernada de acuerdo con la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Ya que la autonomía no ha sido suspendida, sino intervenida. Hay gobierno en Cataluña. Y los Parlamentarios catalanes recién elegidos, deberían releer las medidas que le afectan, mientras el 155 este en aplicación. ¡Parece que nadie se acuerda de ello!

En los partidos, o juegos de cualquier tipo lo importante es el resultado final, aunque sea por la mínima; solo se recuerda al campeón. A propósito: el famoso discurso del rey del día 3 de Octubre de 1917 fue en martes. Creo que el presidente del Gobierno, sea quien sea, despacha con el rey todos los martes.

Y quién es el mejor: ¿el más listo o el más inteligente?


J. R. Pablos

Etiquetas
,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··