Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

El peso del Pontificado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ha pasado un mes y no obstante me parecen actuales las palabras: "Sólo con los ojos de la fe se puede comprender el amor del Papa a la Iglesia y a sus hijos e hijas, en el momento de su renuncia a 'la sede de Pedro'", con las que mostraba el cardenal arzobispo de Madrid su agradecimiento a Benedicto XVI, hoy Papa emérito.

Y es que, cuando el tiempo va asentando la noticia de la renuncia del Papa, una realidad tan prevista por la Iglesia que figura en su legislación, queda el poso de lo que para los católicos significa. No se trata solo de que toda la comunidad de creyentes se vuelque en acción de gracias, se trata, sobre todo, de entender cómo su renuncia es también servicio a la Iglesia.

El que Benedicto XVI haya renunciado ha servido también a los fieles para entender el enorme peso que tiene que soportar ese siervo de los siervos de Dios. Como ya ocurrió con el valor con el que Juan Pablo II afrontó el final de su Pontificado, la debilidad física que ha llevado a Benedicto XVI a ceder el difícil timón de la Iglesia es un aldabonazo en las conciencias de los creyentes que ahora saben que ser Papa es, como Cristo dejó dicho a sus apóstoles, ser precisamente el último de los siervos.

Y para que el nuevo Papa, Francisco, pueda soportar ese peso que le encomienda el Señor, los cristianos no pueden ni deben escatimar en sus oraciones por el sucesor de San Pedro.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··