Lunes 22/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Los políticos ¿Un ejemplo?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se les llena la boca, recordándonos una y otra vez, que son nuestros representantes. Que los ciudadanos hemos depositado en ellos nuestra confianza y nuestras haciendas. Que su responsabilidad es velar por el bienestar de todos nosotros.

Y, siempre, en cualquier ocasión que les brindan los medios, nos insisten hasta la saciedad que (puesto que vivimos en un Estado de Derecho) , por encima de todo está LA LEY.

Una Ley IGUAL PARA TODOS y cuyos garantes son los jueces. Las sentencias son axiomas y a ellas y su resolución nos debemos. Debemos acatarlas. Esas son las reglas del juego.

¿Las reglas del juego?

Pues, a raíz de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, sobre la “inmersión lingüística” del catalán o del castellano (según se mire), parece ser que las citadas reglas del juego, sólo se aplican a los sufridos ciudadanos, víctimas de la aplicación estricta de la ley, pero absolutamente laxa con nuestros “representantes”.

¿Son nuestros políticos un ejemplo?

Porque si uno (simple mortal) analiza las declaraciones del Presidente de la Generalitat, Sr. Artur Más, de su partido político, de los partidos políticos catalanes, de eminentes hombres de Estado y de “jueces independientes”, palpa en toda su crudeza, que LA LEY debe ser respetada por todos, menos por ELLOS.

Han efectuado (sin el más mínimo rubor) un llamamiento a todas las instituciones, ayuntamientos, diputaciones y ciudadanos, para la desobediencia civil de una sentencia legal. Y la han efectuado, con la absoluta conciencia de que dicho llamamiento, ni será castigado, ni será perseguido de oficio y – lo que es aún peor- será justificado en nombre de un sueño independentista.

Son demasiados casos, demasiadas excepciones, a estas alturas del partido, para convencernos de que la ley “es ciega” y se aplica de forma uniforme a todo el que la infringe.

Es “vox populi” que si un simple ciudadano, excede los límites de velocidad, de alcoholemia o de sus obligaciones fiscales, será perseguido hasta la extenuación, y caerá sobre él, todo el PESO de la ley.

Pero, si un político, deja cómo herencia un país, un ayuntamiento o una Comunidad en bancarrota, comete cohecho por una corrupción manifiesta, se enriquece inexplicablemente con fincas, mansiones, hípicas o vestuario.....quedará impune.

Y eso - señores políticos - es tan evidente, tan conspicuo, que su endiablado ejemplo, puede que cale en el subconsciente de los ciudadanos de bien y la ley deje de ser nuestro camino, para convertirse en simple papel mojado.

¡¡¡ Tomen nota !!!

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·