Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Ante las próximas las elecciones, ¿estupidez o sentido común?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sin ánimo de ofensa, ni de vanagloria, sino todo lo contrario de orientación y asesoramiento, aconsejo la lectura de Carlo Cipolla (1922 - 2000) historiador, economista  italiano , en su libroAllegro ma non troppo, pueden encontrarse las leyes fundamentales de la estupidez.

Según este gran genio del siglo veinte, que vio claramente el plumero a este tipo de personajes, diferenció claramente a los inteligentes de los susodichos estúpidos. Los primeros benefician a los demás y a sí mismos, mientras que los segundos perjudican a los demás y a sí mismos. Exponía,que el grupo de los estúpidos, sin reglamentaciones, líderes o manifiestos, consigue ejercer un gran efecto con una coordinación increíble. Por último recalca, desde el punto de vista estrictamente económico y utilitarista, un Malvado es preferible a un Estúpido, puesto que las actividades del malvado a la postre significan que algunos bienes cambian de manos, mientras que las actividades de los estúpidos no presuponen beneficio para nadie. El pensamiento de este autor, está muy relacionado con la ideología del economista Jeremy Bentham (siglo XIX) que fue el primero en acometer ponderando la utilidad que reportan a la colectividad las acciones de los gobiernos que las dirigen.

Pues bien, ante las próximas elecciones del 26 de junio y como es costumbre en estos acontecimientos, los que van a ser y quieren ser nuestros representantes políticos se esfuerzan en la campaña, para que cómo es habitual, la mayoría de las promesas no se cumplan. Yo me pregunto ¿dónde está la honradez política? Por qué las falsas promesas no se penalizan, y se expulsan a los partidos y políticos que nos mientan?

Da la impresión, a los que llevamos muchos años participando de las tareas políticas, por cierto; obligación de todos y cada uno de los ciudadanos de este país con derecho a voto, que a muchos de nuestros políticos sólo les interesa y les preocupa el poder, poder y más poder…¡¡¡Pues va a ser que no!!! La estupidez se tiene que acabar para todos esos que creen que los ciudadanos somos pánfilos.

Hay que regenerar nuestra sociedad y hay que empezar por tener líderes que cambien esta idea de Estado y esta barbaridad de gastos innecesarios que conducen a esta pobreza y falta de prosperidad en nuestra Nación.

Recuerdo que el 22% de españoles vive bajo el umbral de la pobreza, según el INE., que el porcentaje de pobres sube a 29,2%, que la pobreza alcanza ya al 35% de los menores de 16 años, según la tasa AROPE: niños que viven en casas donde no se llega a fin de mes.

Estimados gobernantes, supriman subvenciones innecesarias, conciencien que todo se hace con esfuerzo y que todo cuesta, que el dinero es de todos y no, de los que lo administran. Quiten prebendas económicas a partidos políticos y sindicatos, que cada uno se gestione con lo suyo y no con lo de lo demás. Reduzcan gastos de personal innecesario, dietas, control exhaustivo de expendios en cualquier institución, como se hace en las empresas privadas. Verán cómo se ahorra muchos millones de euros que se destinarían a esos puntos vulnerables de nuestra sociedad, que tanta falta les hace.

Déjense de demagogia y de estupideces, dialoguen juntos por todo lo que nos une, dejemos problemas que pueden conducir a la disgregación. Reitero, el diálogo, el respeto, el ánimo de acercamiento a posturas comunes, harán que se avance, de lo contrario, cómo decía Cipolla, las actividades de los estúpidos no presuponen beneficio para nadie.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·