Miércoles 17/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Al servicio de la vida

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ley denominada “ley de la muerte digna”, aprobada por el Consejo de Gobierno Andaluz, traspasa, además de abrir la puerta a la eutanasia, algunos límites que hasta ahora eran impermeables a la voracidad invasora del Estado. Uno de ellos es el del ideario de los hospitales y residencias católicas, muchas de ellas de larga historia, que nacen de la iniciativa de atención a los enfermos.  

La exigencia del cumplimiento de esta normativa provocará una cascada de respuestas legales y éticas, entre las que hay que subrayar la objeción de conciencia. La respuesta de la Iglesia y de la conciencia cristiana no se ha hecho esperar. El Cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, ha reiterado, con acierto, que lo único digno es la vida y por ella hay que trabajar y luchar. La política al servicio de la vida es siempre la más eficaz.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··